Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Viernes, 22 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Mujer en conflicto (II): Nagorno Karabaj

Mujer en conflicto (II): Nagorno Karabaj

RETABLO DE FOTóGRAFOS IR

13/07/2007. Una mujer armenia pasa al lado de un bloque de apartamentos destruido en la calle Baranda, una de las más importantes de la ciudad de Shushi. Ampliar imagen 13/07/2007. Una mujer armenia pasa al lado de un bloque de apartamentos destruido en la calle Baranda, una de las más importantes de la ciudad de Shushi.
JM López | 13/07/2018 A A
Imprimir
Mujer en conflicto (II): Nagorno Karabaj
Retablo de fotógrafos El fotoperiodista JM López propone una serie de reportajes sobre las mujeres en territorios en guerra
Nagorno Karabaj es una región montañosa habitada por armenios y situada dentro del país de Azerbaiyán. Tras la caída de la URSS, este territorio proclamó unilateralmente su independencia en un intento de unirse a la República de Armenia, y comenzó una guerra que oficialmente duraría hasta 1994. El conflicto le costó la vida a 35.000 personas y provocó un millón de refugiados. Hasta ese momento, su población estaba compuesta en un 80% por habitantes de etnia armenia y un 20% de etnia azerí que convivían en paz, pero poco después, las ciudades mayoritariamente habitadas por azeríes, como Shushi, fueron totalmente destruidas y sus residentes expulsados o asesinados. Actualmente, parte de su territorio todavía esta minado, y los servicios básicos como electricidad, agua y gas no alcanzan a toda la población. El índice de paro es elevado, lo que provoca el éxodo de jóvenes debido a una economía precaria por falta de inversiones extranjeras, a la espera de la legalidad internacional.
Volver arriba
Newsletter