Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Muere Barrero, El Zar Rojo de Laciana

Muere Barrero, El Zar Rojo de Laciana

ACTUALIDAD IR

Manuel Eliecer Rodríguez Barrero en una imagen de archivo. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Manuel Eliecer Rodríguez Barrero en una imagen de archivo. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 08/03/2019 A A
Imprimir
Muere Barrero, El Zar Rojo de Laciana
Obituario El histórico político de Villablino, fue alcalde y diputado provincial del PCE
La política leonesa acaba de perder a uno de sus históricos, un tipo mucho menos anónimo que la mayoría de sus compañeros de viaje en aquellos inicios de la Democracia. Tenía ‘cosas’ que le hicieron perdurar en el tiempo: Su nombre, que a él le gustaba que se dijera completo, Manuel Eliecer Rodríguez Barrero; su apodo, El Zar Rojo de Laciana, que hacía imaginarlo como una especie de Ruso en las montañas de Villablino; su leyenda, que nacía antes de su llegada al Valle pues venía Manolo Barrero de la clandestinidad en Francia, contaba historias fascinantes para quienes habían soportado el franquismo en la resistencia pero de este lado de la frontera; y, sobre todo, ganar las elecciones de 1979, las primeras municipales, bajo las siglas del Partido Comunista de España, que quienes vivieron aquella fascinante etapa saben muy bien cómo sonaba todavía lo de Partido Comunista… Y, como añadido, Manuel Eliecer Rodríguez Barrero era, sin duda, el mejor orador de aquellas primeras corporaciones de la Diputación Provincial de León, lo que daba presencia y leyenda en la capital “al comunista de Laciana”, una tierra que olía a lucha entonces, como bien sabían Rubio y todos aquellos luchadores en CCOO, el sindicato hermano.

Manolo Barrero ganó en Laciana las elecciones de 1979 con 6 concejales, frente a 5 del PSOE, 2 de la entonces todopoderosa UCD; 3 de una lista independiente de trabajadores y uno de otros independientes. Y como más votado, fue alcalde, creo que el único del PCE en la provincia.

Pero su año de gloria fue 1983. Parece que los lacianiegos aprobaron su gestión y en las elecciones de 1983 arrasó. Los resultados lo dicen todo, 9 concejales del PCE, 5 del PSOE y 3 de la recién nacida Alianza Popular. Volvió a ser alcalde comunista, con mayoría absoluta. En aquella legislatura también logró la alcaldía de San Andrés del Rabanedo otro cabeza de lista del PCE, Manuel González Velasco, pero éste con solo 3 concejales.

Estas elecciones de 1983 fueron las que hicieron de Manuel Eliecer Rodríguez Barrero El Zar Rojo de Laciana, nombre bajo el que incluso firmaba sus artículos de opinión –muy seguidos por cierto- en la vieja La Crónica de León.

Y El Zar se paseaba por la Diputación con un aura de tipo diferente, seguido. Es cierto que dialécticamente seguía llevándose el gato al agua en aquellas corporaciones que primero presidió Julio César Rodríguez de Santiago y la siguiente Manuel Cabezas y Alberto Pérez Ruiz, media legislatura cada uno. Allí coincidió con los José María Suárez, López Gavela, Cuende, Jaime Lobo, ya andaba por allí Faustino Sutil, Ramón Ferrero o Cabañeros… entre otros.

No parece que su oratoria en la Diputación cayera en saco roto ya que, con el tiempo, acabó siendo asesor del presidente en una legislatura gobernada por el Partido Popular (creo que con José Antonio Díez) iniciando una serie de saltos en el vacío, en el terreno político, que apagaron algo aquel fulgor del Zar Rojo de Laciana. Regresó también a la vida municipal en Villablino pero con mucha menos suerte y en un partido muy diferente a aquel Partido Comunista de España, en esta ocasión encabezando la lista de Los Verdes. Era en el año 2007, cuando concurrían cuatro ex alcaldes como cabezas de lista: Pedro Fernández, Ana Luisa Durán y Guillermo Murias. Participó desde posiciones verdes en las crueles batallas con la minería, las fechorías de Vitorino Alonso…

Pero poco a poco se iba apagando su luz roja y desapareciendo de la vida pública. Hasta que este jueves supimos que lejos, en Gijón, se había apagado su última luz, la vital, la de quien fue una leyenda como Zar Rojo de Laciana.
Volver arriba
Newsletter