Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Misa de Domingo de Ramos en el balcón

Misa de Domingo de Ramos en el balcón

SEMANA SANTA IR

Imagen de vídeo
D. Rubio | 05/04/2020 A A
Imprimir
Misa de Domingo de Ramos en el balcón
Sociedad Feligreses y sacerdotes se adaptan como pueden a las restricciones para seguir celebrando las eucaristías
Desde que comenzó el confinamiento por la pandemia del coronavirus, son muchas las celebraciones sociales o religiosas que se han tenido que adaptar a las condiciones que impone el Real Decreto que ha cambiado la vida de todos los españoles. Como en Italia, ha habido curas que se han subido a los tejados de las iglesias para dar misa, para hacer llegar su mensaje, y también sacerdotes que utilizan las nuevas tecnologías para difundir sus rituales, bien sea en directo o a través de vídeos grabados que publican en las redes sociales. Hay que tirar de ingenio en estos confusos tiempos en los que el coronavirus lo condiciona todo.

Es el caso de un sacerdote leonés que, ante la imposibilidad de celebrar la misa en su habitual parroquia, en la tarde del pasado sábado se hizo con un megáfono y anunció a todos sus vecinos de la avenida Reino de León que el domingo a partir de las 11 horas celebraría la eucaristía desde su terraza. “Haced correr la voz. No podéis participar comulgando físicamente pero sí espiritualmente”.

A esa hora, ventanas y terrazas de toda la calle se llenaron de vecinos que salieron a asistir, desde la distancia, a la celebración de la misa, unos por fe y otros muchos por curiosidad. Había, incluso, familias elegantemente vestidas para la ocasión, como si fuera un domingo cualquiera, y también feligreses que improvisaron ramos con lo que pudieron, para intentar acercarse en la medida de las posibilidades a la normalidad.

El acto se convirtió de este modo en otro momento de encuentro vecinal, como los aplausos de cada tarde en homenaje a los sanitarios, esa vida vecinal que se estaba prácticamente perdiendo y que ahora se recupera por causas de fuerza mayor, seguramente una de las mejores noticias que deja la pandemia. “El jueves y el viernes también haremos los actos de Semana Santa, sencillos, pero todos los que queráis participar desde vuestras casas lo podéis hacer, y también en Domingo de Pascua“, anunció el sacerdote, que hizo una versión reducida de la celebración y concluyó con un “podéis ir en Paz” que, desde una ventana, fue respondido con un resignado “¿a dónde?”.
Volver arriba
Newsletter