Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Mirva-Rabanal

Mirva-Rabanal

CULTURAS IR

Vista del Prado Llao. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Vista del Prado Llao. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 03/04/2017 A A
Imprimir
Mirva-Rabanal
La ruta de la semana Una senda desde Burón a través de dos valles extraordinarios
El cierre de la presa de Riaño supuso un gran cambio para todas las localidades del entorno. Muchas de ellas desaparecieron bajo las aguas del pantano, como Riaño, Pedrosa del Rey, la Puerta, Escaro… otras quedaron en una zona intermedia, que se inunda cuando sube el nivel del agua e incluso han tenido que trasladar algunos edificios que alcanzaba el agua como es el caso de Burón, donde además se construyeron nuevas edificaciones que se unen a las que aún se mantienen en pie. Desde esta localidad enclavada al lado de uno de los brazos del pantano, el que se interna en Valdeburón, parte la ruta de pequeño recorrido PR LE 21 por los valles de Mirva y Rabanal.

La ruta es practicable en cualquier época del año, aunque en invierno suele ser muy utilizada para andar con raquetas de nieve, para lo que hay que ir bien preparados.

Desarrollo de la ruta

Se inicia en Burón, donde se puede aparcar perfectamente y desde allí se toma la carretera en dirección a Lario unos metros hasta entrar en el Área recreativa del valle de Mirva donde existen paneles informativos acerca de la ruta y donde parte un camino que asciende ligeramente a lo largo de varios kilómetros, paralelo al arroyo que da nombre al valle entre hermosas praderas rodeadas de montañas con bosques de hayas y fuentes de aguas cristalinas como la del Arco a poco más de un kilómetro de la salida.

Se cruza dos veces el arroyo por una serie de puentes consistentes en dos vigas de cemento entre las riberas del arroyo y dos postes unidos por un cable de acero que hace la vez de pasamanos.

Más tarde es necesario volver a cruzarlo, aunque ya sin puente, lo que resulta más complicado en época de deshielo. Al final se llega a una zona más empinada y tras unos prados con una cuesta mayor en los que algún acebo salpica la pradera, se comienza a ascender entre hayas por el valle que hay a la derecha aunque el camino parezca seguir hacia la izquierda.

Desde este punto la ascensión es más pendiente y el camino hace varias revueltas hasta llegar a una curva muy pronunciada que sigue hacia la derecha, aunque haya un camino que no se toma y que va a la izquierda en dirección a Polvoredo.

Tras un largo tramo entre un bosque de hayas bastante tupido, se llega a un claro bastante amplio en la collada, una zona llamada el Prado Llao que conforma la parte de la collada que mira hacia Burón y las montañas del Yordas. En la parte más alta y hacia el Este, se encuentra una caseta de vigilancia forestal que se mantiene a pesar de los elementos. Un poco más al norte, cuando el collado mira hacia Retuerto se encuentra el Hedo, un mirador privilegiado hacia el Pico Pozúa y los Picos de Europa. Desde este punto parte un camino que desciende por la ladera norte entre hayas hasta llegar a un promontorio en el que se gira bruscamente a la derecha siguiendo el descenso hasta encontrar poco después el desvío hacia la derecha, hacia el valle de Rabanal, desvío muy bien señalizado, mientras que el camino continúa hacia Retuerto, a poco más de medio kilómetro.

Desde este punto el camino sube con una moderada inclinación hasta llegar a una loma desde donde se ve perfectamente el Pico Pandián y la carretera a la altura del Valle de Corrapos, donde hay que continuar subiendo por el camino de la ladera hasta llegar al Alto de la Giesta, de 1354 metros, donde desaparece el camino y hay que comenzar a bajar por el bosque fijándose en las marcas de PR pintadas en los árboles y las trazas de camino entre la maleza o la nieve para llegar al valle de Rabanal donde se encuentra de nuevo el camino que se sigue en un largo trecho hasta Burón.
Volver arriba
Newsletter