Publicidad
Mirandés 0 - Deportiva 1: 'De la cabeza de Pascanu a la de la tabla'

Mirandés 0 - Deportiva 1: 'De la cabeza de Pascanu a la de la tabla'

DEPORTES IR

Pascanu celebra con Sielva y Manu Hernando el gol que acababa dando el triunfo a la Deportiva. | LALIGA Ampliar imagen Pascanu celebra con Sielva y Manu Hernando el gol que acababa dando el triunfo a la Deportiva. | LALIGA
J. C. | 03/10/2020 A A
Imprimir
Mirandés 0 - Deportiva 1: 'De la cabeza de Pascanu a la de la tabla'
Fútbol / Segunda División Un cabezazo del central rumano en una falta botada por Curro rompe en el tramo final un partido muy igualado y da el tercer triunfo seguido y el liderato temporal a la Deportiva
El partido parecía condenado al empate. Tras una primera parte de dominio del Mirandés pero sin que hubiera ni una sola ocasión para ninguno de los dos equipos, en la segunda la Ponferradina se había ido poco a poco hacia arriba, nivelando el partido e incluso teniendo la única llegada peligrosa.

Y entonces en el minuto 69, en una jugada de estrategia, el conjunto berciano golpeó. Había entrado apenas cuatro minutos antes Curro, llamado a ser una pieza diferencial y que, a la espera de coger su mejor forma para ver su desequilibrio, ya empieza a marcar diferencias a balón parado.

Cada una de las faltas que colgó tuvo peligro y en esa primera, lateral, puso un balón perfecto al área pequeña, donde el Mirandés perdió la marca de Pascanu y el central rumano no lo desaprovechó, conectando un cabezazo potente y cruzado, que entraba pegado al palo y superaba a Limones.

Tras una primera parte sin ninguna ocasión, Doncel rozó el 0-1 con una vaselina que sacó in extremis Limones De la cabeza de Pascanu a la de la tabla va la Deportiva, que se coloca como líder temporal de Segunda División tras rehacerse de la mejor manera al tropiezo inaugural frente al Castellón y lograr su tercer triunfo consecutivo.

Lo hizo además dejando de nuevo su portería a cero y con una muestra enorme de solidez. Pascanu y Manu fueron infalibles en la zaga, Sielva volvió a ser el ancla del centro del campo y Paris brilló una vez más sin permitir que se le fuera ni una vez su par e incluso incorporándose con peligro al ataque.

Con esa receta la Deportiva consiguió que, pese a que en la primera mitad el dominio fuera del Mirandés, ni en ella ni prácticamente en el tramo final cuando debían volcarse en busca del empate crearan peligro de gol.

Jirka, un minuto antes del gol, tuvo la única ocasión del  Mirandés. Tras él, sólo en un centro-chut inquietó a Caro De hecho, cosas del fútbol, la mejor oportunidad había llegado sólo un minuto antes del 0-1. Ahí, cuando la Deportiva tenía sus mejores minutos, en una contra pillaban con un pase largo la espalda de Iván Rodríguez, controlando Jirka en una posición dudosa que en caso de gol hubiera tenido que revisar el VAR, y jugándosela en una vaselina ante la salida de Caro que se iba ligeramente desviada.

¿Antes de eso? Apenas un pase de la muerte de Schutte con mucho peligro que sacaba Sielva en el área pequeña antes del descanso, y justo tras salir de él un tiro desde la frontal de Javi Muñoz, al que la defensa dejaba espacio pero que cruzaba demasiado su intento. ¿Después? Únicamente un lejano centro chut en el minuto 91, que se envenenaba y obligaba a Caro a despejar a córner un balón que llevaba ‘veneno’.

La Deportiva, que nunca sufrió pero fue de menos a más, suma su tercer partido seguido sin encajar gol Incapaz de romper el muro berciano se mostró el Mirandés y con acertar en uno de sus pocos acercamientos le valió a la Deportiva. Y eso que en el primero no había roto ya las tablas de milagro. Fue en los primeros compases de la segunda parte, cuando un balón que se comía el defensa lo aprovechaba Carlos Doncel para buscar dentro del área y de primeras una preciosa vaselina que Limones sacaba con una buena mano cuando ya se colaba.

No acertó el extremo ni tampoco el otro hombre titular en la banda, Pablo Valcarce, para sentenciar en el minuto 88 en una jugada en la que a base de garra y de no rendirse se llevaba el balón tras varios rebotes y, cuando quizá lo ideal hubiera sido el pase a un Romera que estaba solo, disparaba dentro del área y no encontraba portería.

Todo quedó en anécdota, porque el silbido final fue sinónimo de alegría. Probablemente este domingo haya ‘cocos’ que le pasen, pero de momento la Deportiva mira desde arriba a todos. Y lo que es más importante, sigue metiéndose puntos en el zurrón. Bien vendrán las provisiones en épocas de hambruna...
Volver arriba
Newsletter