Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Mientras las urnas

Mientras las urnas

OPINIóN IR

22/05/2019 A A
Imprimir
Mientras las urnas
Sepan el señor director de este periódico y los hipotéticos lectores, por si decisión alguna a mi continuidad como opinador o como opinante a leer –aun sea por mero tropiezo– hubiesen de tomar, que quien firma estos textos merculinos no ha visto ni un solo capítulo de ‘Juego de tronos’. Tranquilos: ya he pedido consulta con mi médica de familia por si tratamiento urgente precisase o por si hubiera de tenerlo en cuenta a la hora de diagnosticarme una nueva avería. A lo peor, de esta automarginación me vienen algunas cuestiones que me ocupan.

Me preguntaba el domingo pasado, mientras me dirigía a la Feria del Libro, si la inspección de trabajo no ejercerá su función protectora sobre los varios candidatos a la cosa pública. Como el PP en su vertiginoso viaje al centro se nos ha puesto en modo 15M y vocifera por las plazas (sin tractores, no cunda el pánico), no pude evitar (y lo intenté) escuchar una voz rota. ¿A ver si arrancar votos va a ser actividad peligrosa y no les han dotado de la pertinente mascarilla? Claro que si se la ponen igual aspiran algunas cosas que dicen y se nos intoxican. Nunca se sabe qué es peor, por claro que esté qué es mejor. El lunes me enteré por la radio que el ronco y bronco era don Silván. Qué barbaridad, qué sacrificios. ¿Sonreiría en tal decir vociferante?

Que la memoria es selectiva se sabe, pero la amnesia voluntaria como que suena a jeta desmesurada. ¿Habrá sido Emilio Gutiérrez Fernández –único alcalde de la ciudad por mayoría absoluta– el alcalde que nunca existió? Lo digo por la adjudicación a don Silván de obras ejecutadas durante su mandato. Por favor: al césar lo que es del césar y al relegado lo que es del relegado. ¡Elegancias!

Ha dicho la señora Pastor que don Mañueco llega –o lo intenta– con ideas renovadas. ¿Lo necesitaba? ¿Cómo será la renovación: evolucionista o involucionista? ¡Hala! Otra incertidumbre.

Esto es un sinvivir. A ver cuando llega el sábado y por lo menos descansamos de campaña electoral hasta la próxima. Es decir, hasta el lunes, porque casi es lo único que hacen. Darnos la tabarra a los españoles en nombre de los españoles. Tal que precisásemos ser tutelados. Estoy por pedirles a todos los partidos que, cuando digan «todos los españoles», añadan «menos el Campal». Votar no es rendir el pensamiento, no es amén a todo, es confianza crítica.

No olvido Europa. Mire usted Austria, mire a sus homólogos de aquí, sus cercanías y pactos, y piense y vote. Es cosa suya.

Buena semana hagamos, buena semana tengamos.
Volver arriba
Newsletter