Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Mayores al volante: ¿peligro o veteranía?

Mayores al volante: ¿peligro o veteranía?

ACTUALIDAD IR

Manuel García Soto es de Torneros del Bernesga y en esta imagen posa con su flamante tractor. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Manuel García Soto es de Torneros del Bernesga y en esta imagen posa con su flamante tractor. | MAURICIO PEÑA
Alfonso Martínez | 25/02/2018 A A
Imprimir
Mayores al volante: ¿peligro o veteranía?
Tráfico León tiene 57.670 conductores con más de 65 años y 21.479 que ya superan los 75
El envejecimiento de la población y el incremento de la esperanza de vida tienen sus consecuencias en las carreteras, puesto que cada vez son más los conductores mayores que circulan por ellas y se ven involucrados en accidentes de tráfico

En este sentido, el censo de la Dirección General de Tráfico refleja que un total de 57.670 conductores leoneses tienen más de 65 años y que 21.479 superan los 75. Estos últimos representan siete de cada cien leoneses con carné.

Según el último barómetro sobre la salud vial de los conductores mayores, aquellos que superan los 65 años protagonizan uno de cada cuatro siniestros en las carreteras españolas. Este informe, elaborado por el Instituto Universitario de Trabajo y Seguridad Vial (Intras) de la Universidad de Valencia, establece que la presencia de conductores mayores en los accidentes ha ido creciendo en los últimos años. Concretamente, en 2011 protagonizaron apenas un 17% de los siniestros. Los expertos consideran que la gran cantidad de personas mayores que son víctimas de accidentes de tráfico tiene su origen principalmente en el deterioro de las capacidades psicofísicas necesarias para la conducción, un proceso que suele ir unido al envejecimiento.

Si se establece una comparativa con los conductores jóvenes, cuyos accidentes tienen que ver habitualmente con la inexperiencia y con diferentes conductas de riesgo, cabe destacar que los mayores pecan más de exceso de confianza, de problemas de atención y percepción y de lentitud de respuesta ante un imprevisto circulatorio.

Detectar las condiciones de riesgo que pueden presentar los conductores mayores es uno de los objetivos fundamentales de los centros de reconocimiento, que tras el correspondiente examen renuevan o no el carné de conducir y deciden si establecen algún tipo de restricción parcial a la hora de que su titular pueda ponerse al volante.

Pero más allá del reconocimiento, los profesionales de estos centros pueden ofrecerles consejos a la hora de salir a la carretera y advertirles de determinados riesgos y situaciones que se pueden encontrar con el fin de mejorar su seguridad y reducir las posibilidades de que sufran un accidente.

Los datos de siniestralidad referidos a los mayores de 65 años permiten afirmar que los lugares de mayor riesgo son las zonas urbanas, en las que suele haber mayor volumen de tráfico y en las que se llevan a cabo trayectos cortos.

Tanto los caminos vecinales y travesías como las rectas son también puntos en los que los conductores mayores suelen pecar de exceso de confianza, ya que parecen zonas más tranquilas y seguras a la hora de circular. Los expertos consideran finalmente que los veteranos del volante deben extremar las precauciones en los cruces. En cuanto a los momentos en los que se registran más accidentes protagonizados por conductores mayores de 65 años, el barómetro establece que son la noche y los días con malas condiciones climatológicas. Ello se debe a que se reducen la visibilidad, la agudeza visual y la captación de la profundidad, factores a los que se puede sumar un deslumbramiento provocado por los vehículos que circulen en sentido contrario.

Las medidas de seguridad que pueden adoptar los conductores veteranos son también fundamentales. Cabe señalar en este sentido que la utilización del cinturón se reduce cuanto mayor es el usuario del vehículo. Colocar bien el reposacabezas y no olvidar el casco en caso de tratarse de un vehículo de dos ruedas son otras de las recomendaciones que hacen los expertos.

Hay además conductas que deben eludir todos los conductores, pero especialmente los tienen más de 65 años. Es necesario evitar distracciones (teléfono móvil, radio, tabaco, hablar con los acompañantes...), guardar siempre la distancia de seguridad (tienen peor tiempo de reacción) y hacer descansos frecuentes en los trayectos largos.

Estar atento a las normas de prioridad circulatoria y a las señales y extremar las precauciones en los adelantamientos son otros de los consejos que los profesionales dan a los conductores mayores, junto con los de repasar la normativa de seguridad vial y circular siempre con un vehículo que se encuentre en unas condiciones técnicas adecuadas con el objetivo de reducir las posibilidades de sufrir un accidente.
Volver arriba
Newsletter