Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Maxi Álvarez ‘El Grillo’: 'Enterrar a los muertos y al tajo'

Maxi Álvarez ‘El Grillo’: 'Enterrar a los muertos y al tajo'

LNC VERANO IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 28/11/2015 A A
Imprimir
Maxi Álvarez ‘El Grillo’: 'Enterrar a los muertos y al tajo'
Esto en mi barrio es pelea Es minero y se prepara para celebrar Santa Bárbara. Vive de casualidad pues debía estar en la explosión de ‘Los 14 de Casetas’.
– Llega Santa Bárbara y eres minero.
– Pues habrá que celebrarla, aunque no haya minas, es la patrona. Comer en casa con la familia algo especial y ya.

– Pero siempre te quejas de que 'la mina es mujer...'
– Siempre se lo decía a los que entraban a trabajar conmigo:'Ten mucho cuidado chaval, que la mina es hembra pero ya se llevó por delante a muchos machos'.

– A ti te lo van a decir.
– A mi me lo van a decir, que libré de pura suerte del accidente más grave que hubo, aquel famoso de ‘los catorce de Casetas’.

– ¿Trabajabas allí?
– Trabajaba allí, y en aquel relevo y con los que murieron... eran mis amigos, mis compañeros y uno mi cuñado.

– ¿Y cómo libraste?
– Pues el vigilante nos dijo a mi cuñado y a mí:«Hay que domar un mulo, os quedáis vosotros y a la una entráis al relevo». Estábamos a las doce y media donde la cantina y dijo él:'Vamos Maxi y vamos adelantando trabajo'. Y yo le dije, medio en  broma:'Yo soy muy bien mandao y si me dicen que a la una pues voy a la una'. Yél marchó, al poco tiempo se escuchó la explosión, tembló toda la tierra, los prados esos que estaban sembrados y más altos que yo quedaroncalcinados... y entramos y tuvimos que sacar a los diez muertos ¡Como estaban! Calcinados, algunos ni se les conocía, eran la pura calavera...

– ¿Ydespués?
– Después, al día siguiente a trabajar, era lo que había.

– Tú de trabajo vas bien servido.
– Con siete años, que no levantaba un palmo del suelo, marché de criado de las vacas para la Montaña, allí para Rodillazo y Tabanedo y Villalfeide... Ytodavía no había cumplido los catorce años y ya entré a trabajar a la mina, para que me quedara nada y menos, que para salir adelante tuve que plantar el huerto, comprar ovejas con un dinero que me dejaron, llegué a tener 400.

– Y ahora eres el amo de Casetas.
– Claro, vivo yo solo aquí, con la mujer. Soy el amo y el criado.

– ¿Y lo de ‘El Grillo’?
– Es que no paraba de cantar, que penas ya había bastantes, como habrás comprobado en las que te conté... y más que tengo.

– ¿No me cantarás una para que vea yo lo de El Grillo?
– ¡Cómo que no! ¿Cuál quieres?Yo se de todas, voy a cantarte una asturianada, que son muy bonitas. Tu escucha... Yla rubia también.  
Volver arriba
Newsletter