Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Más control sobre la venta ambulante

ACTUALIDADIR

La ordenanza contempla la posibilidad de unificar la imagen de los puestos de los mercados como ya se ha hecho en el de la plaza Mayor. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen La ordenanza contempla la posibilidad de unificar la imagen de los puestos de los mercados como ya se ha hecho en el de la plaza Mayor. | MAURICIO PEÑA
Alfonso Martínez | 13/06/2018 A A
Imprimir
Más control sobre la venta ambulante
Municipal El Ayuntamiento ultima una nueva ordenanza que regule todos los mercados de la capital
Mayor control y una normativa única para todos los mercados de venta ambulante que se desarrollan habitualmente en la ciudad de León. El Ayuntamiento ultima la aprobación de una ordenanza reguladora que afectará al rastro dominical y también a los mercados de la plaza Mayor, el de antigüedades de la calle Fernández Cadórniga, el de la plaza de Colón o el Ecomercado. El texto, cuya aprobación inicial será debatida este jueves en la Comisión Informativa de Empleo, Comercio y Consumo, afecta también a la ubicación excepcional de puestos con motivo de la venta de productos de temporada, como la planta de sementera en lugares señalados de las inmediaciones del mercado del Conde Luna o las flores con motivo de la festividad de Todos los Santos en la zona del cementerio de Puente Castro.

La ordenanza tiene como objetivo fundamental garantizar el «correcto desempeño» de la venta ambulante, sobre todo «en lo referente al respeto y garantía de los derechos de los consumidores y usuarios, a la racionalización de la oferta en función de la demanda de la población y a la correcta ordenación de los usos de la vía pública».

Hoja de reclamaciones, los precios a la vista, dar tique si el cliente lo pide y huir de los gritos para atraer clientesLa normativa establece en primer lugar los requisitos para el ejercicio de la venta ambulante, como es el caso de estar dado de alta en la Seguridad Social y al corriente de pago de las obligaciones con Hacienda y con el Ayuntamiento. A la hora de obtener la autorización, se establece en la ordenanza la obligatoriedad de tener suscrito un seguro de responsabilidad civil que cubra los riesgos del ejercicio de la actividad con equivalente mínimo de 30.000 euros, además de cumplir los requisitos técnicos y sanitarios exigidos para el tipo de productos que se vayan a vender.

El texto elimina trabas administrativas a la hora de obtener la autorización gracias a la presentación de una declaración responsable que recoja el compromiso de mantener el cumplimiento de estos requisitos durante el tiempo en el que se ejerza la venta ambulante, que no podrá superar los diez años y no tendrá renovación automática salvo que no se hayan amortizado las inversiones realizadas por el vendedor.

Las autorizaciones especificarán el tipo de productos que se pueden vender y que en todo caso deben cumplir la normativa sanitaria y de seguridad alimentaria. Los titulares de los puestos deben tener a disposición de la inspección municipal y de la autoridad la documentación comercial que acredite la procedencia de su mercancía y queda prohibida la venta de falsificaciones de marcas registradas.

Esta normativa prohíbe la venta directa desde vehículos salvo que se trate de remolques o que estén adaptados como tienda. La otra opción es utilizar puestos desmontables. El Ayuntamiento podrá disponer un modelo de puesto uniforme para normalizar la imagen del mercado, algo que ya se ha hecho en el de la plaza Mayor. En el caso de los productos alimenticios, cabe destacar que el puesto o vehículo adaptado debe tener elementos que los protejan del sol, el polvo y otras contaminaciones externas.

Obligación de acreditar la procedencia del género y un régimen sancionador que llega hasta los 3.000 eurosLa ordenanza establece que los vendedores de los mercados municipales tendrán expuesta al público su autorización en lugar visible, así como los precios de venta de las mercancías ofertadas (con impuestos incluidos). Será obligatorio por parte del vendedor la entrega de tique, factura o recibo que justifique la compra siempre que así lo pida el cliente. Además, deberán tener hojas de reclamaciones legalizadas y anunciarlo en un lugar visible del puesto.

Los vendedores deberán mantener la zona que ocupen limpia y depositar los envoltorios y demás residuos en los contenedores de la zona. En el capítulo de prohibiciones figuran la de tener animales y la de producir ruidos molestos, proferir voces o gritos en exceso y utilizar altavoces en el ejercicio de la venta.

En cuanto al régimen sancionador, la ordenanza fija infracciones leves, graves y muy graves. Las multas oscilan entre el apercibimiento y una multa de hasta 3.000 euros, además de la suspensión temporal o definitiva de la autorización para ejercer la venta ambulante.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle