Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Más cine por favor

Más cine por favor

OPINIóN IR

28/01/2020 A A
Imprimir
Más cine por favor
Hay que esperar para saber cuál va a ser el recorrido, por las calles del cartel perpetuo con el fondo blanco y letras negras o rojas, que anuncian el ‘se vende’ o ‘se alquila’. Hay que esperar antes de llegar a la plaza que identifique el dolor de la puesta en escena de un pueblo olvidado y de sobra desanimado. Algo nos dice que en estas últimas semanas el remedio se está cocinando en las trastiendas ocultas de las miradas concretas. El dolor y la agonía empiezan a desperezarse y a transitar bajo el manto espeso de la neblina, descubriendo una luz tenue en las miles de miradas infinitas a punto de abandonar las trincheras, como en la película de Amenábar. Un agujero cavado en la vida de los leoneses, que sirve de escondite para escapar del desprecio continúo de los sobradamente supremacistas. Aburridos por falta de humor y de ganas, como en la última gala de los Goya, pero inquietos y expectantes se espera conseguir llegar hasta el final, como los soldados en la película ‘1917’, marchando de la trinchera y creciendo con el miedo para que el valor sea más fuerte antes de llegar al objetivo esperado. Este es el camino que debemos de recorrer, el futuro nos espera, nadie debe pensar por nosotros, el hastío más deleznable debe salir de nuestros cuerpos, de la manera más transversal posible, independientemente si eres trabajadora o empleadora, si eres más alto o más bajo socialmente hablando, la lucha debe comenzar bajo la premisa del aire fresco, como en ‘Tierra y Libertad’, aunque a veces el enemigo se encuentra dentro de nuestras propias filas.

Dentro de unos días sabremos cual va a ser el recorrido y a qué hora se llenaran las calles, en busca de esa respuesta que se les dé a los padres y a las madres que abandonan sus hijos en esta España olvidada. Un toque de atención viene bien y algo se cuece entre los que nos duele nuestra Región, esperamos el 16 de febrero con la ansiedad permitida, es el momento de soluciones. Es la hora de nuestro León.
Volver arriba
Newsletter