Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Marialba o el viaje al museo de las ortigas

Marialba o el viaje al museo de las ortigas

CULTURAS IR

Uno de los visitantes observa la cabecera del templo, con mampostería en la que alternan ladrillo y llagueado. | D.G. LÓPEZ Ampliar imagen Uno de los visitantes observa la cabecera del templo, con mampostería en la que alternan ladrillo y llagueado. | D.G. LÓPEZ
Fulgencio Fernández | 26/02/2018 A A
Imprimir
Marialba o el viaje al museo de las ortigas
Patrimonio Las gentes de Pro Monumenta han visitado los restos de la Basilica de Marialba de la Ribera, para la que exigen una intervención tan necesaria como urgente
No hay guía turística o de patrimonio leonesa que no se enorgullezca de la Basílica Martirial de Marialba de la Ribera. No hay portal, de la Junta o no, que no la cite. No hay arqueólogo o historiador que no haya pasado allí muchas horas. No hay monumento que haya visto más veces publicados en prensa proyectos para su recuperación, su conversión en Centro de Interpretación, visitas virtuales...

Y sin embargo.

Pues la realidad es que este fin de semana la han visitado las gentes de la asociación para la defensa del Patrimonio Pro Monumenta y, nuevamente, se ven obligados a "denunciar y exigir". A denunciar el estado de abandono. A exigir una intervención urgente.

¿Y mañana? Pues no es la primera vez que esto ocurre, esta misma denuncia la han hecho asociaciones, historiadores, arqueólogos... y la realidad es que los únicos pasos que se han dado sólo conducen a que sea un Centro de Interpretación de las Ortigas, que es lo único que allí crece. Y menos mal que, recuerdan desde Pro Monumenta, que "el verano pasado se llevó a cabo una acción de emergencia del Ayuntamiento de Villaturiel pues la maleza ya ni siquiera permitiría contemplar las ruinas en su abandono".

La última vez que los leoneses creyeron (por falta de fe no va a ser) que habría una solución para la Basílica fue hace una década. Recupero una nota de prensa de febrero de 2009: "La Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León anunció hoy la contratación de la primera fase de la excavación arqueológica en los restos de la basílica paleocristiana de Marialba de la Ribera, en el término municipal de Villaturiel (a pocos kilómetros de León) y tres estudios más para definir actuaciones futuras en este yacimiento. Esta primera fase supondrá una inversión de 233.00 euros y en ella trabajará un equipo multidisciplinar compuesto por arqueólogos, un especialista en epigrafía (inscripciones sobre piedra), historiadores medievalistas y dos especialistas en Antropología Física".

¿Qué sabemos? Pues que ya no existe la Fundación del Patrimonio Histórico aunque antes de su crisis sí se realizaron excavaciones en las que se constató la importancia del templo y que había mucha materia que investigar. Así en 2011 anunciaban que avanzaba el estudio los restos de las tumbas más antiguas de la basílica de Marialba. "La Fundación del Patrimonio Histórico cuenta ya con el estudio antropológico de 26 (11%) de las 237 tumbas halladas en la última excavación en la basílica paleocristiana de Marialba de la Ribera. En concreto, el estudio se ha centrado ‘por su especial interés y buena preservación’ en los restos de mayor antigüedad: en los 16 individuos inhumados en tumbas tardoantiguas -14 visigodos y dos en tumbas tardorromanas, de estructura de ladrillo y tipo capuccina- y 10 tumbas". Y añadían datos muy curiosos en publicaciones de la propia Fundación:"Según el estudio, más del 80% por ciento de los individuos estudiados presenta algún signo de patología, que permite extraer algunas conclusiones sobre el estado de salud de la población viva original y sobre sus hábitos de vida. Así, se han observado patologías poco comunes en los cráneos, como tumores óseos benignos o perforaciones que algunos autores relacionan con carencia de hierro. También se da un buen número de patologías orales, tales como caries, pérdidas dentales, signos ...".

Mucha historia, lo que llevó a la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León a adquirir un compromiso con este monumento leonés, «pero los años pasan y las supuestas restricciones presupuestarias han servido de disculpa», denuncian desde Pro Monumenta, asociación que ha mostrado en reiteradas ocasiones su compromiso con este lugar realizando en la iglesia algunas de sus hacenderas, pero poco más pueden hacer.

Fue el último sueño para esta basílica a la que, lamentan en la nota de Pro Monumenta, "de poco vale que entre los primeros mentores de la importancia de sus ruinas se halle Manuel Gómez Moreno, en 1925, ni que las primeras excavaciones arqueológicas fuesen realizadas en 1967 y 1968 por el prestigioso Helmut Schlunk, del Instituto Arqueológico Alemán, con la colaboración del Instituto Leonés de Estudios Romano-Visigóticos, al que representaba nuestro desaparecido Antonio Viñayo. Y tanto o menos parece importar que los especialistas la hayan datado en el siglo IV, en época bajo-imperial romana, cuando León todavía era campamento de la Legión VII, ni que la tengan considerada como una de las basílicas paleocristianas más antiguas de España. (...) ni que sea el primer caso con ábside de herradura. Tampoco vale de nada que haya sido declarada Monumento Nacional en 1979 y BIC Zona Arqueológica en el año 2000, con una superficie protegida superior a dos hectáreas".

Parece que estos argumentos y una rica historia, que resume David Gustavo López, no están siendo suficientes para ponerse manos a la obra. Recuerda López que "la basílica de Marialba es una de las evidencias del temprano auge que en esta tierra adquirió el cristianismo, precisamente al lado de la antigua ad Legionem, la vicus o ciudad donde residían los familiares y cuantos negociantes seguían a los legionarios del campamento de León, situada en Puente Castro, que también espera su indulto y, como ahora se dice, puesta en valor. Porque fue aquí en ad Legionem, donde San Cipriano de Cartago, en una carta escrita en el año 254 a la comunidad cristiana de este lugar, menciona la existencia de una sede episcopal que, por la fecha, se halla entre las más tempranas en España. Supuestamente convertida en iglesia martirial algo más tarde, el suelo de su cabecera dio cobijo a trece tumbas, posible símbolo de Jesucristo y sus doce apóstoles, las cuales, al ser descubiertas en 1968 dieron origen a hipótesis desconcertantes que deberían haber sido capitalizadas por la ciudad de León: Para el abad Antonio Viñayo eran los sepulcros de San Marcelo, centurión de la Legión VII, y de los doce hijos que hubo con Santa Nonia, todos mártires y santos, el primero decapitado en el año 298 y patrono de la ciudad, y nacidos en ella los demás, siendo San Claudio el primogénito".

Mucha historia en peligro. El Ayuntamiento de Villaturiel ha pedido una subvención a la Diputación de 200.000 euros. No sería la solución pero pudiera ser la primera piedra.
Volver arriba
Newsletter