Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Manos a la obra con la máxima ambición

Manos a la obra con la máxima ambición

DEPORTES IR

Imagen de vídeo
Jesús Coca Aguilera | 30/07/2019 A A
Imprimir
Manos a la obra con la máxima ambición
Balonmano / Liga Asobal El Ademar, aún sin Cadenas ni cuatro jugadores, empezó este martes los entrenamientos / El capitán, Mario López, cree que "el objetivo debe ser acabar como el campeón de los mortales"
Con muchos cambios, pero como en las últimas temporadas con la máxima ambición. Así dio comienzo este martes a los entrenamientos el Abanca Ademar, que echó a andar en el Palacio de Deportes a las órdenes de Diego Dorado, pues Manolo Cadenas no se incorporará hasta el 8 de agosto por estar con Argentina en los Panamericanos.

Sin el de Valdevimbre, pero también sin Carou, Feutchmann y Gonzalo por los compromisos internacionales, y Vieyra por estar recuperándose de su operación de corazón, empezaron unas sesiones en las que las caras nuevas las ponían los tres fichajes (Marchán, Patotsky y Lucin) y los cuatro integrantes del filial que se ejercitarán con el primer equipo (Lodos, Honrado, Casqueiro y Robles).

¿Como capitán? Seguirá un Mario López que dejaba claro que empiezan «con mucha ilusión, ganas de dar nuestra mejor versión y estar lo más arriba posible», aunque teniendo claro que «se han producido muchos cambios, habrá un sistema nuevo que viene con Manolo y bajas muy importantes, por lo que hay que esperar a que pasen algunas semanas para ver cómo vamos avanzando».

«Quizá Manolo quiera recuperar un mayor ritmo de juego, correr e ir a tanteadores más altos» En cualquier caso, en cuestión de metas, el extremo no rehuye responsabilidades y cree que «el objetivo tiene que ser ser el campeón de liga de los mortales, acabar segundos, aunque a efectos prácticos con la modificación de las competiciones internacionales vaya dar a igual que ser terceros o cuartos».

Un reto de altura, porque a priori el equipo pierde potencial con respecto al año pasado, apuntando sobre los posibles cambios que existirán con esa ‘era Guijosa’ que «a nivel defensivo no creo que varíe mucho, porque ambos entrenadores le dan mucha importancia a la defensa, pero quizá Manolo quiera recuperar el mayor ritmo de juego y de partido, el correr los ataques e intentar ir a tanteadores más altos de los que tuvimos la temporada pasada».

Unos cambios que, sobre el papel, podrían beneficiar a los extremos, algo sobre lo que Mario López señalaba que «puede ser si sigue en la línea de épocas anteriores, ya que sus equipos se caracterizaban por correr y usar mucho el contraataque y ahí aparecemos los extremos, que quizá podemos tener más protagonismo porque sobre todo el año pasado lo perdimos un poco».

Con más o menos balones en tareas ofensivas, Mario se pone como objetivos a nivel personal «seguir creciendo y dando minutos de calidad al equipo, teniendo una importancia en la faceta goleadora, intentando dar mi mejor versión y exprimiendo al máximo a mis compañeros».

El leonés, como el resto de sus compañeros presentes (también estuvo Carrillo, pero entrenando a un menor ritmo), asistió a una primera sesión que concluyó con la charla de ánimos y bienvenida en el centro del campo del presidente Tano Franco.
Volver arriba
Newsletter