Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Malos tiempos para la lírica

Malos tiempos para la lírica

OPINIóN IR

08/10/2019 A A
Imprimir
Malos tiempos para la lírica
A principios de los ochenta, Golpes Bajos publicaba ‘Malos tiempos para la lírica’, título de una letra que no envejece por estar siempre de actualidad, entre otros motivos, por la cantidad de Golpes Bajos intencionados desde Valladolid. Algún mal aire está contaminando alguna azotea pensante del despropósito continuo, como la última ocurrencia de Igea de concentrar los consultorios rurales. Idea que ya viene premeditada desde hace tiempo, por este grupo ultraliberal naranja, con la única finalidad de fusionar municipios dentro de un nuevo ordenamiento del territorio y Mañueco calla. Lo llamativo de este curso político es que algunas y algunos políticos, se han cargado las pilas, dejando la decencia y la vergüenza en el trastero de la mala leche, escupiendo ideas malévolas para acabar con todo lo que tiene que ver con el provincialismo y su mundo rural. Luchan a muerte por defender que el centralismo esté por encima de todas las esencias y ya no se aguantan, ni son capaces de esperar al triste destino que les espera a los pueblos, una muerte en silencio paseada por una protesta envejecida. Quieren acelerar su destrucción y con ello hacer desaparecer la poca masa crítica social para poder campear a sus anchas. Eso sí, observando cómo su Valladolid se convierte en la capital del mundo mundial, mientras los Igeas, Olmos, Puentes, Juárez y un largo etcétera, llevan a cabo sus políticas liberales, como la desaparición de los consultorios rurales, las escuelas, las entidades financieras… y con el mayor de sus deseos aún incumplido, hacer una comunidad desde por y para el centro, destruyendo a los pueblos, presentando leyes que modifiquen la ordenación territorial en su propio beneficio. Mientras, posan para perpetuarse en una estatua en su honor por el buen trabajo desarrollado.

Triste destino, solo cabe recordar a los que pretenden acabar con el mundo rural y sus gentes, que León es una provincia con entidad regional propia por sus características culturales e históricas, así lo recoge la Constitución Española en su art.143.1.
Volver arriba
Newsletter