Publicidad
Lugares para la voz de la ciudad

Lugares para la voz de la ciudad

OPINIóN IR

08/06/2020 A A
Imprimir
Lugares para la voz de la ciudad
Volvió el Ágora de la Poesía con sus cautivas en Granada, las azadas que cavan y hacen brotar la estupidez, sus amados, sus augurios y toda la paz de la institución. Lo hizo cumpliendo con las normas y con la necesidad de unos cuantos de escuchar a otros al aire libre y en armonía. La ciudad de León no tiene un gran auditorio al aire libre, pero tiene otros espacios perfectos para la oratoria, el teatro o la música sin necesidad de montar obra.

La plaza Don Gutierre es de sobra conocida y utilizada con estos fines. No muy lejos del Agora, más urbana, entre grafittis, junto al río, al espaldas de San Marcos, las escaleras bajo el puente de la calle Riosol inspiran rimas afiladas. En la confluencia del Torío y el Bernesga, la tarima del Parque Fluvial necesita una reparación urgente, pero sigue siendo un escenario perfecto para cualquier representación. Remontando hacia Puente Castro, el círculo de bancos del Centro de Mayores del barrio tiene aire de sanedrín. Más castizo, pero no menos noble, el Parque de San Mamés. A cubierto, la bolera de San Francisco podría ser una galería de un corral de comedias. Los voladizos del Mercado del Conde Luna o del Palacio de Exposiciones pueden refugiar a los cómicos, aunque el público tendrá que aguantar a pie firme.

A falta de atrios accesibles y de quioscos de música, la planificación urbanística de León podría dar más espacio para la cultura en la calle o simplemente para la convivencia con rincones como los anteriores. En las zonas recientemente urbanizadas no son prioritarios y en estos momentos podrían funcionar como dinamizadores y faciliar el distanciamiento social. Cine al aire libre, asambleas del signo que sean o concejos, eventuales terrazas de verano, conciertos, incluso lugar de ensayo de las bandas de Semana Santa o fugaz set para que los dj de balcón puedan sobrellevar el síndrome de abstinencia. Lugares, al fin y al cabo, para dar voz a una ciudad, que cada día está un poco más muda.
Volver arriba
Newsletter