Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Los que no se quedan en casa

Los que no se quedan en casa

CULTURAS IR

Pobres por las calles de León en estos días de confinamiento y estar en casa. Ampliar imagen Pobres por las calles de León en estos días de confinamiento y estar en casa.
Fulgencio Fernández | 05/04/2020 A A
Imprimir
Los que no se quedan en casa
La historia de la semana Alejandro, Eva, Paul y unos cuantos más son vecinos de León que siguen saliendo a la calle. Ramiro les escucha y cuenta sus peripecias ¿Por qué no se quedan en casa? ¿Por qué no van a San Esteban?
-Eva García está por la calle, a las 11’42 horas, en León. Le niegan la Renta Garantizada. Vive con tres hijos en una habitación. Sin luz. Tiene que pagar el 40% de las medicinas. Hay farmacias que como no puede pagar no le atienden. Le dan un vale al mes por valor de 40 euros para ropa. Si le dan una mochila no le dan las botas. Si pide más le echan la bronca. Una trabajadora social le da el euro para comer.

- Alejandro también da la cara. Vive en una habitación sin luz. No tiene para comer. Sale a pedir porque le cobran un euro la comida. La ropa que la gente da gratis en los contenedores se vende en una tienda de reciclaje. A él le dan un vale para una muda.

- Se llama Se llama Paolo. Le pido permiso para hacer la denuncia en su nombre. Dice que sí, que por favor. Duerme cada noche con unas ocho personas en la calle, alrededor del campo de fútbol. Otras tantas en el entorno de las piscinas municipales.

Testimonios como estos —y otros muchos— va recogiendo cada día Ramiro Pinto, bajo el lema de «creemos una corriente de pensamiento en favor de los pobres y los parados entrar, exigiendo una vieja reivindicación suya, la de la Renta Básica, y recuerda que la hoy ministra de igualdad  cuando estuvo en León gritó que «nadie sin una prestación justa».

Se ciñe Pinto a la realidad que encuentra, no al debate de si deberían acudir a otras puertas.
Volver arriba
Newsletter