Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Los personajes del tío Ful: Víctor M. Díez, poeta y derivados

Los personajes del tío Ful: Víctor M. Díez, poeta y derivados

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 06/04/2019 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Víctor M. Díez, poeta y derivados
Personajes Poeta "poco lírico", dice él, actor, recitador, ‘performer’, ahora autor teatral y "lo que surja". Todo se engloba en agitador cultural "pero lo de agitador... no sé yo"
Poeta sólo es el ‘portero’ de la alineación de oficios —o como se llame— que ha venido ejerciendo a lo largo de su no muy larga vida Víctor M. Díez, leonés de barrio, hijo del valle de Sabero cuando era de carbón. Y en esa alineación se podría hablar de actor, recitador, improvisador, performer, músico sin red o compañero de músicos, programador... y ahora, desde hace tres días, dramaturgo, pues ha visto la luz su primera obra de teatro —Aquí en la tierra— que mañana llevan a las tablas del Auditorio los leoneses de El Mayal, que dirige Javier R. de la Varga, compañero de Víctor M. Díez en tantas aventuras anteriores.

- Con tantos oficios como los anteriormente enumerados, y no estarán todos, ha resultado inevitable que te metieran debajo del paraguas de «agitador cultural».
- Cierto, pero en los tiempos que corren la palabra agitador parece ciertamente peligrosa. A mi madre le da mucho reparo cada vez que la ve escrita.

Víctor M. Díez, leonés de barrio, ahora del de San Esteban, se confiesa un bebedor de todas las culturas anteriores de esta tierra, fundamentalmente las rurales. «Ahora ando metido en el teatro, un género con mucha historia en nuestros pueblos, donde se representaban las famosas comedias y no faltaban tan desconocidos como buenos actores. Con mi trayectoria anterior parecía inevitable que acabara escribiendo teatro. Y pasó».

Pero sobre todo, se confiesa militante de todos los grupos con los que va colaborando, integrándose, al margen del manto de silencio que pueda haber sobre su existencia o actividad. «Es una lluvia fina que va calando, una suma de complicidades entre iguales».

- ¿Entre agitadores?
Volver arriba
Newsletter