Publicidad
Los personajes del tío Ful: Toño de la Cruz, exfutbolista

Los personajes del tío Ful: Toño de la Cruz, exfutbolista

LNC CULTURAS IR

Fulgencio Fernández | 23/10/2021 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Toño de la Cruz, exfutbolista
Personajes Es uno de los grandes del fútbol leonés, compañero de Cruiff en el Barça, equipo al que llegó a entrenar, se fue a Japón y ha regresado a su León natal, a su tierra
"Toño de la Cruiff", le bromean en la Cafeterías Siglo XXI donde cada mañana mata la nostalgia o, cuando menos, alimenta los recuerdos en este bar de eminente vocación azulgrana. Toño acepta la broma y devuelve otra. «Cuando me pusieron De la Cruz ya sabían que iba a tener que cargar con cruces como tú».

Es, claro, Toño de la Cruz, uno de los más grandes del fútbol leonés, ciudad en la que pasó por el Júpiter, camino del Valladolid y el Granada, haciendo méritos para que posara en él su mirada todo un Barça, el Barça de Cruiff, a cuyo lado jugó varios años, pues el leonés del barrio de Santa Ana fue titular indiscutible desde 1972 a 1979 como lateral izquierdo. «Yo era diestro pero esa banda estaba bien cubierta con Rifé y parece que yo cumplía, pues no fichaban a nadie».

- ¿Y en la Cultural?
- No pudo ser. Yo empecé en el Atlético León, en aquel campo de barrio y barro de San Mamés, y después pasé al Júpiter. Estuve allí un año y me vinieron a buscar del Valladolid, parece que entonces sí les interesaba, pero cuando estaba aquí no me quisieron y cuando me quisieron ya me iba. La verdad, no me fue mal.

Y tanto que no le fue mal. Internacional, compañero de figuras como el citado Cruiff o aquel otro holandés incombustible, Neeskens, Marcial, Miguelí, Rexach, Costas... sonríe al recordarlo pero se muestra sincero. «Teníamos muy buen equipo pero no ganamos tanto como se esperaba de nosotros. Yo tengo una Liga, una Copa y una Recopa... poco para el equipazo que teníamos».

Se quedó en ‘can Barça’ y hasta tuvo la oportunidad de dirigir al primer equipo unos partidos, entre el cese de Van Gaal y la llegada de Antic. «Después me fui a Japón, a una academia y también de entrenador. Fue una experiencia muy bonita».

Ha regresado a León, a casa, está feliz aquí aunque... «Los hijos quedaron en Barcelona y sobre todo los nietos y voy a verlos. Los abuelos, ya se sabe».
Volver arriba
Newsletter