Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del Tío Ful: Sandra Fernández

Los personajes del Tío Ful: Sandra Fernández

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández | 22/07/2017 A A
Imprimir
Los personajes del Tío Ful: Sandra Fernández
Personajes A la Venta de la Tuerta, un lugar cargado de historia, le creció una hija cargada de ideas de futuro y ganas de nuevos proyectos, el último, la Cueva de Llamazares
La Venta de la Tuerta –antigua como pocas en España, de fogón y ventero– es un mundo en si misma, un mundo propio con molino de viento y bosque en el corazón de una «inculta planada», en palabras de Jovellanos que ya habló de ella.

En el eje de mundo propio una familia, generación tras generación, al menos desde el siglo XVIII. Cinco generaciones recuerdan sus actuales moradores, con ‘El Rubio’ de patriarca y Sandra y María como las últimas en incorporarse a la tradición ventera, hostelera e irónica, que también es una marca de la casa.

De la última hornada en ser ventera es Sandra Fernández, el espíritu inquieto que nunca sabrás en que nueva aventura está metida. Por ello es bueno preguntar al llegar.

–¿En qué andas metida ahora?

Primero su eterna sonrisa de «no te lo vas a creer» y después la respuesta puede ser muy variada, según los tiempos: Montando una exposición nueva para las paredes de la Venta, pintando el exterior con algún mensaje, en algo del proyecto sin fin del bosque encantado con árboles pintados y refugio para las hadas, en el proyecto alcayata por la ciudad de León, en una nuevo espacio para bodas, en el photocall con el molino al fondo...

–Ésta seguro que no te la vas a creer: He cogido la Cueva de Llamazares.

La famosa cueva está a más de cuarenta kilómetros de la Venta de la Tuerta, pero un buen día la visitó, le impresionó, supo que estaba cerrada cuando la dejó el anterior responsable y decidió embarcarse en su relanzamiento. La ha cogido por veinte años y desde que ella ha llegado se van sucediendo las novedades: Nueva iluminación, nuevos paneles explicativos, visitas nocturnas y guiadas, actividades... y la colaboración habitual de otro incapaz de estarse quieto ni un momento: José Vicente Casado, guía excepcional en alguno de los casos y colaborador de algunas de las iniciativas. «Sabe de todo, ¡qué caso de hombre!», dice Sandra.

–Vale para todo, ¡qué caso de mujer!; ironiza José Vicente Casado.

El caso es que Sandra ya ha desaparecido, y su padre, El Rubio, ironiza: «Vale más que la tengáis entretenida o se le ocurre otra cosa».
Volver arriba
Newsletter