Publicidad
Los personajes del tío Ful: Pepe Mancebo, Cooperación Internacional

Los personajes del tío Ful: Pepe Mancebo, Cooperación Internacional

LNC CULTURAS IR

Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 25/06/2022 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Pepe Mancebo, Cooperación Internacional
Personajes Lleva 25 años trabajando en Cooperación Internacional, de embajada en embajada, por toda América y ahora en Panamá, por ello no perdona el regreso a las raíces, a su pueblo
El nombre de Pepe Mancebo aparece con frecuencia en cualquier historia de León, la última en la presentación del libro sobre el Cine Club Universitario, del que también fue uno de los fundadores. «Aquella aventura ves con el tiempo que fue mucho más importante de lo que a nosotros nos parecía en aquel momento».

Brillante en lo académico y en la calle, enemigo de tópicos, ajenos a los cánones al uso, pronto inició una carrera pública que le llevó a la dirección provincial de Educación, la secretaría general del Gobierno Civil y gobernador (entonces) en funciones, también en Galicia... hasta que ya hace 25 años comenzó a trabajar en Cooperación Internacional y lleva recorrido medio mundo de embajada en embajada. «He estado en prácticamente todos los países de Hispanoamérica, con un paso por Nueva York, para seguir los pasos de mi padre y cumplir su sueño». En la actualidad está en Panamá.

Ha salido a colación su padre, el entrañable Pepón, indiano de Villanueva de Pontedo, cuyo apodo ha obligado a Pepe Mancebo a ser en su tierra Pepín, contra todo pronóstico y lógica. Las raíces tiran mucho en él y siempre, año tras año, Mancebo regresa a sus raíces, a su memoria. «Siempre ha sido un referente, en todo lo que he hecho, la sabiduría de estas gentes nuestras de la montaña del Torío. Te diría más, ya sabes que son recurrentes los recuerdos de las añoradas fiestas de los pueblos, los bailes de prao, pues mantengo la teoría de que han sido una muy buena escuela en muchas situaciones. Y hasta se atreve con un ejemplo, de cuando «he tenido que negociar con un grupo de mujeres indígenas en un país de Sudamérica, he encontrado una forma de entender la vida que de alguna manera ya conocía».

Aquí sigue. Por las calles de los pueblos de su infancia y juventud, paseando los recuerdos, respirando los viejos saberes, recibiendo a los muchos amigos, camino de alguna parte, de algún otro país, tal vez Panamá.
Volver arriba
Newsletter