Los personajes del tío Ful: Pedro, guardia contra el coronavirus

Los personajes del tío Ful: Pedro, guardia contra el coronavirus

LNC CULTURAS IR

Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 10/04/2020 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Pedro, guardia contra el coronavirus
Personajes En su libreta tiene apuntados a todos los vecinos para anotar sus compras de comida, las medicinas, fumiga las casas... "no hace falta que nadie salga a nada, ya lo hago yo"
Pedro lleva en las primeras páginas de su libreta los nombres de todos los vecinos del municipio de Valdelugueros, pueblo a pueblo, casa por casa. «Hay que visitarlos a todos, tomar nota de lo que necesitan para ir a comprarlo a la tienda, las medicinas, todo... que no haga falta que nadie salga de su casa, que ya lo hago yo, que voy preparado».
Yal hablar de las visitas es cuando añade: «Y en muchos casos darles ánimos y conversación, son gente mayor, muy mayor algunos, que tienen miedo, y les cuento que estén tranquilos, que no hay ningún caso en toda la comarca y no tienen necesidad de salir a nada, que ya estoy yo, que para eso les he dejado el teléfono en todas las casas».

- ¿Disponible las 24 horas?
- No, yo diría que 48 horas al día, a la hora que haga falta, no tienen más que llamar.  

Pedro es lo que llaman el funcionario de usos múltiples del Ayuntamiento de Valdelugueros, heredero de aquellos viejos alguaciles, gente para todo. «Y encantado... te digo una cosa, me acuesto todos los días cansado, pero muy satisfecho, creo que estoy haciendo algo importante para la gente, para mis vecinos».

También es Pedro el encargado de fumigar todos los pueblos del municipio, con una mochila a cuestas de 20 kilos sale todos los días. «Voy casa por casa, muchos ya me han dicho que entre directamente a los corrales, hemos cogido mucha confianza».

Y Pedro carga su furgoneta con lo que le pidan –«a veces me lo ponen difícil, hoy me han pedido tinte del pelo del número 5, a ver»–, apunta el dinero que le dan y «antes de dar las monedas de las vueltas las desinfecto».

Y, sobre todo, está atento a que no llegue nadie «por sorpresa. Aquí estamos los 250 que estábamos el día que empezó la cuarentena, ni uno más, no se puede poder en riesgo la salud de la gente».

- ¿Y la tuya?
-Eso dice mi madre, voy preparado, pero si tiene que ser... pues que sea, pero yo tengo que seguir haciendo lo que hago.
Volver arriba
Newsletter