Publicidad
Los personajes del tío Ful: Patrick y Florian, los alemanes de Paradilla

Los personajes del tío Ful: Patrick y Florian, los alemanes de Paradilla

LNC CULTURAS IR

Fulgencio Fernández | 09/10/2021 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Patrick y Florian, los alemanes de Paradilla
Personajes Esta pareja de alemanes residentes en Holanda por cuestiones laborales quería venir a España, buscaron por Internet por el Sur... cuando apareció Paradilla de Gordón
Patrick habla bien el castellano, Florian no tanto y por eso decide: «Que hable él». Esta pareja de jóvenes alemanes trabajaba en Holanda –Patrick en la Oficina Europea de Patentes– y les apetecía mucho afincarse en España durante largas temporadas, sumando vacaciones más la posibilidad del teletrabajo, por lo que comenzaron a buscar casas por Internet, fundamentalmente por el sur, Andalucía, pero... «apareció una casa en Paradilla de Gordón, con unas vistas impresionantes, los montes... y dijimos, este es el lugar».

- Y la compramos.

Lo dicen así y parece un anuncio de la inmobiliaria, pero así fue. El siguiente paso fue hacerse con el transporte para la mudanza, que hubiera sitio para el piano de Patrick... «La llegada fue un espectáculo. Por esta carretera, con un camión, temblando por si nos cruzábamos con alguien, mirando para el barranco, pensando en cómo nos recibirían en este pueblo en el que habíamos leído que apenas tenía media docena de habitantes...».

Y así llegaron al tele-club del pueblo, el famoso tele-club La Abubilla, y entraron. «Cierto que se nos quedaron mirando como raro, pero cuando pedimos una jarra de cerveza, bien grande que somos alemanes, parece que todo se distendió y hasta hoy, encantados», explica Patrick que lleva una camiseta con el logo que les dibujó Amancio para la República Independiente de Paradilla.

Se confiesan felices en este pueblo de pura montaña, «donde somos casi el 50% de los habitantes en invierno», donde han visto a muy pocos metros de su gran ventanal el espectáculo de los buitres cayendo sobre un animal muerto, con el viejo sistema de calefacción que aquí llamamos gloria que les permite andar descalzos, realizando largas caminatas por aquellos montes que están impresionantes en los inicios de este otoño de colores... y teletrabajando.

–Aunque la cobertura no siempre es lo buena que desearíamos; dice Patrick mientras Florian sonríe ante la ‘generosidad’ de su compañero con la forma de contarlo. «En verano, cuando hay mucha gente se pone imposible».

Ya no es el caso y, de hecho, durante la mañana Patrick estaba conectado con las oficinas de patentes de varios países de Europa.

- Desde Paradilla al mundo.
Volver arriba
Newsletter