Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Miércoles, 27 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Los personajes del tío Ful: Paco Alonso

Los personajes del tío Ful: Paco Alonso

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 10/11/2018 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Paco Alonso
Personajes Es bioarquitecto, suma vida a la arquitectura, y armonía y tradición. Mantiene que muchas enfermedades las cogemos en nuestras casas y ha regresado al pueblo
Paco Alonso ha regresado a San Esteban de Nogales, a su casa, a su historia. «Recuerdo la casa familiar, la de mis padres, que tuve la inmensa suerte de que eran agricultores. Una casa grande, de pueblo, con su corral grande para que entrara el carro, con las vacas andando por allí, árboles con pájaros y el huerto. Ahora pienso que si me piden la casa ideal sería ésa, con un huerta en la que siembras lo necesario para el autoabastecimiento, con productos naturales».

Si a ello le sumas que no hay la contaminación, el ruido, las ondas electromagnéticas... de las ciudades, incluso las pequeñas, entiendes por qué este arquitecto, bioarquitecto, regresó a su pueblo, a su armonía».

De San Esteban de Nogales había salido siendo un niño, con una de aquellas becas para niños ‘espabilados’ del mundo rural. «Vine a León, a Jesús Divino Obrero, pero estaba sin acabar y fuimos a clase a San Isidoro, en el interior, en los recreos andábamos corriendo por el Panteón de los Reyes... Seguro que algo influyó».

Y después estudió muy cerca. En el cercano instituto... «pero no en éste actual, en el de verdad, el que tiraron, aún no he entendido los motivos, era un edificio singular pero...». Pero se le nota que no entiende lo que se ha hecho en las ciudades. «Aquí había un viejo cuartel, muy aprovechable, que también lo tiraron».
Habla de historias poco comunes, de bioconstrucción, de materiales y tratamientos químicos que vician el aire de las casas y causan enfermedades. «Hay que hacer las casas con materiales naturales, buscar los mejores lugares para construir, la orientación... la arquitectura popular, que nuestros abuelos no tenían arquitectos y hacían palacios».

La sabiduría popular, saberes antiguos que él ha recibido de sus padres y abuelos y recoge en su Calendario agrícola y de la construcción, que ya prepara la edición de 2019.
Volver arriba
Newsletter