Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del tío Ful: Luis Balagué

Los personajes del tío Ful: Luis Balagué

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 11/08/2018 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Luis Balagué
Personajes Es un histórico del ciclismo español de los 70, asturiano de Oviedo que un día sintió curiosidad por conocer Valencia de Don Juan y lleva casi cuarenta años de "coyantino"
No hay más típico del verano leonés que un asturiano pasando las vacaciones estivales en Valencia de Don Juan, un veraneante asturiano. Esos que han hecho que a la capital coyantina se la llame por estas fechas Valencia de la O, en recuerdo de aquellos tiempos en los que las matrículas de los coches del Principado llevaban la O de Oviedo.

Y de Oviedo es el veraneante que fuimos a buscar a la famosa urbanización Valjunco de Valencia de Don Juan. De Oviedo es Luis Balagué, lo que ocurre con este carbayón que lleva décadas acudiendo «a secar» a tierras leonesas es que vas a buscar a un veraneante y como regalo encuentras a un histórico del ciclismo español, a un nombre que está en la memoria de los aficionados que seguían el ciclismo en los años 60 y 70, cuando Balagué hizo historia pues militó en los equipos más importantes de la época, como los recordados Bic, Súper Ser, Teka, La Casera... al lado de «monstruos como Jacques Anquetil o Jan Janssen, que a mí fue el que más me impresionó». Balagué iba al lado de Ocaña cuando la famosa caída en la que perdió el Tour pero, sobre todo, está orgulloso de un récord que ya nadie batirá. «Fue en la Vuelta a España. Un día iba en una escapada y el director me mandó parar para cederle la bici a Tamames; al día siguiente me escapé nada más empezar la etapa, fui 270 kilómetros escapado y gané con varios minutos. Ya nadie lo batirá porque no hay etapas de más de 250 kilómetros».

Si habla de ciclismo no para, sobre todo recuerda a un leonés, López Rodríguez, «un auténtico fenómeno al que tenéis algo olvidado».

- ¿Y cómo fue venir a Valencia de Don Juan?
- Pasaba por la carretera camino de Madrid y veía carteles a Valencia. Dije, voy a ver ese pueblo... me encantó. Aquí sigo, ya no solo en verano, mucho tiempo más, ye buena tierra y es bueno el Prieto Picudo y los vinos de León...

Un ilustre y veraneante.
Volver arriba
Newsletter