Publicidad
Los personajes del tío Ful: Libertad Aurora, exminera

Los personajes del tío Ful: Libertad Aurora, exminera

LNC VERANO IR

Fulgencio Fernández | 12/09/2020 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Libertad Aurora, exminera
Personajes En su caminar ‘agachado’ se notan las secuelas de tantos años de mina e intemperie; en sus recuerdos claros y nítidos vive el nombre que no le dejaron llevar, Libertad
Al «te sigo viendo tan bien como siempre» responde echando a andar para que veas que lo hace ‘agachada’. «La vida pasa factura, los trabajos fueron duros, aquellos años de mina tenían que dejar huella aunque era una moza y entonces parecía que podía con todo».

Es Libertad Aurora Suárez de los Ángeles, 86 años, que disfruta de las conversaciones abiertas ‘y con tapa’ en ese rincón de su pueblo, Almagarinos, que oficialmente se llama El Parlamento. Allí se reúnen cada día, con el bar a unos pocos metros, y allí recuerda su vida esta mujer que en unas semanas se irá para Bilbao pensando en regresar. «Yo estoy bien, pero las hijas no quieren dejarme sola. Y menos este año con el lío este del virus».

Entre los recuerdos de Aurora —«mis padres me pusieron Libertad, pero ya sabes, en aquellos años ese nombre, y ya me quedé con Aurora»— destaca uno, los trece años en la mina, en Antracitas, allí en el pueblo. «Era casi una niña cuando entré, tenía 16 años, no sé si los habría cumplido... Era duro aquello, entrábamos al amanecer y hasta que oscurecía, de sol a sol».

- Pero no trabajabais en el interior...
- ¡Qué más quisiera yo que haber estado en el interior! Estaba en la línea de baldes, un trabajo muy duro pues había que recibirlo y empujarlo para que volara, para que siguiera.

Eran muchos kilos... me destrozó las rodillas, que me ayudaba con ellas para empujar y así ando ahora. Y apagábamos también los fuegos.

- ¿Cuánto cobrabas?
- Ésa es otra. Los mineros cobraban 13 pesetas al día y nosotras justamente la mitad.
- ¿Te cansaste a los 13 años?
- No. Me echaron, como a todas las mujeres que se casaban. Y yo iba a hacerlo con José, en 1963, así que para casa.

Y allí empezó otra vida, con José, que también pasó por la mina y acabaron emigrando al País Vasco. Donde regresa ahora a pasar los inviernos.
Volver arriba
Newsletter