Publicidad
Los personajes del tío Ful: Leticia Santos, arquitecta

Los personajes del tío Ful: Leticia Santos, arquitecta

LOS PERSONAJES DE FUL IR

Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 19/02/2022 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Leticia Santos, arquitecta
Personajes Fue el de Leti uno de aquellos primeros testimonios de quienes pasaron el Covid sobrecogedores, pese a ser joven y deportista. Han pasado dos años, quedan secuelas pero la vida sigue
Hace dos años, cuando el Covid llegó a nuestras vidas a la de Leticia Santos llegó con crueldad y hasta una inusitada gravedad teniendo en cuenta que tenía entonces solamente 24 años; no era habitual en gente tan joven, de vida sana y además deportista. Hasta 40 síntomas diferentes anotó, estuvo ingresada en la UCI y "el hospital terminó por convertirse en un infierno para mí", confesó antes de llegar la PCR negativa que, sin embargo, "no entendía porque mis dolores iban en aumento, no notaba ninguna mejoría, y tenía incluso dolores nuevos, tales que me paralizaban el cuerpo y no podía ni siquiera moverme ni caminar, seguía la febrícula...".

Un testimonio realmente impresionante que ella misma quiso hacer público para colaborar, para que la sociedad tomara conciencia en aquellos primeros días de titubeos. "Este virus nos afecta a todos, a jóvenes y mayores, y no, no es una gripe más. Aún sigo con malestar y sin saber si estas secuelas permanecerán durante mucho tiempo", dijo.

Quisimos saber la respuesta, ya han pasado dos años y nos encontramos con esta joven arquitecta leonesa en el mismo punto de la ciudad.

- ¿Siguen las secuelas?
- Siguen. La situación ha mejorado mucho pero algunas secuelas siguen, me he acostumbrado a vivir con ellas porque la vida también sigue y, por suerte, pude hacer el Trabajo Fin de Carrera, en el que estaba inmersa, he encontrado trabajo y estoy participando en proyectos muy bellos, como la restauración del monasterio de Eslonza.
- ¿Y el Covid cómo está en tu vida ahora, qué piensas, qué te parece el debate de los antivacunas?
- Te voy a ser sincera. Me alegro que haya mejorado mucho la situación pero yo necesito seguir viviendo, no veo programas sobre el Covid, no sigo las cosas de los antivacunas... Ahora mismo yo ya no puedo hacer nada más y lo que necesito es vivir.

Nadie le podrá negar que se ha ganado ese derecho.
Volver arriba
Newsletter