Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del tío Ful: Felisa González Lanza

Los personajes del tío Ful: Felisa González Lanza

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 09/12/2017 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Felisa González Lanza
Personajes En cada pueblo siempre hay una casa con la puerta abierta, en las casas de las puertas abiertas siempre hay una mujer buena con un café y una pasta, como Felisa en Manzaneda
La puerta está abierta, la cocina prendida, huele a café y no faltan unas pastas caseras. Hay un almanaque, leña en el portalón, suena la radio como telón de fondo y se cuela Radio María...

- Me dijeron que en esta casa la puerta siempre está abierta.
- Abierta está.
- Y que no falta café.
- ¿Solo o con leche?
- ¿No pregunta quiénes somos?
- Si os mandan aquí nada malo traéis.

Felisa es así. La puerta de su casa de Manzaneda está abierta, y el corazón. Cuando alguien lo necesitó allí encontró un hogar, los meses que hizo falta. «Si se puede ayudar lo mejor que se puede hacer es ayudar».

Se acaba de jubilar y es una mujer feliz porque sigue sin tener tiempo para nada, siempre hay algo que hacer, «aunque sea parlar en un banco en la acera cuando hace bueno y si no aquí en la cocina». Huele a hogar.

Felisa siempre trabajó en supermercados, bueno, «primero fue en una Cooperativa, que no es lo mismo pero parecido». Después llegaron las grandes cadenas y estuvo en varios.

Primero bajaba en bicicleta, «para ahorrar», que había que sacar adelante a dos hijos y vaya si los sacó. Pregúntaselo a ellos y verás en sus ojos el orgullo de ser hijos de Felisa, la de la puerta abierta.

También fue una de las primeras conductoras habituales del valle del Torío, pero no de las de no saber lo que hay debajo del capó. Su Dyanne 6 LE-8999-D y después el Polo fueron famosos en la comarca. «Los coches no los tocó ningún mecánico, se lo hacía yo todo, y andaba con el tractor de mis hermanos... Me encanta».

«Prefiere que le regales un martillo que una pulsera», dice su hijo.
Volver arriba
Newsletter