Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del tío Ful: Antonio Cabezas, periodista descalzo

Los personajes del tío Ful: Antonio Cabezas, periodista descalzo

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 16/02/2019 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Antonio Cabezas, periodista descalzo
Personajes Una vida recorriendo mundo, especialmente América Latina y África, con la solidaridad y la radio "a cuestas". Un periodista al servicio de otros valores, descalzo
Los médicos descalzos fueron campesinos que recibieron una formación básica médica y práctica para paliar las evidentes carencias de los poblados rurales en China a mediados del pasado siglo. La figura fue trasladada a otro ámbito y así nació periodistas descalzos, en la que ‘milita’ desde hace muchos años el leonés Antonio Cabezas Esteban, quien tiene muy claro que «descalzos» nada tiene que ver «con una forma de andar sino con una forma de estar en la vida». Como ha estado él, recorriendo los países con más necesidades de América Latina primero y de África después.

Y la radio —que esta semana ha celebrado su Día Internacional— ha sido su arma más eficaz para combatir la pobreza y las necesidades en estos países. Antonio Cabezas trabaja desde hace muchos años para proyectos de Radio Nederland, de la que hoy, con 81 años, sigue siendo asesor.

Todo empezó cuando el leonés estudió Ciencias Sociales en Canadá y conoció un curioso fenómeno en el que la radio fue fundamental, el de los pescadores de langosta, que pasaron de ser uno de los colectivos más pobres a lograr avances increíbles».

Y puso en marcha la maquinaria para aplicar métodos similares, siempre con la radio como arma de comunicación. Primero en América Latina, aprovechando los fondos europeos para el desarrollo, y después en África, donde la situación era mucho más grave. Los periodistas descalzos eran colaboradores nativos, a los que formaba para que recibieran la información y la comunicaran para combatir los azotes más graves: las hambrunas, desastres de la guerra, sequías, catástrofes naturales... «Por ejemplo, a través de la radio se dirigía desde cómo hacer pozos de agua y, sobre todo, cómo mantener el agua potable para que no provocara una infección terrible hasta avisar del precio de algunos de sus cultivos o minerales en la bolsa para que no les engañen en el precio en origen. La radio es muy eficaz porque con una infraestructura muy sencilla llegas a todas partes».

Eso sí, llegas descalzo.
Volver arriba
Newsletter