Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del tío Ful: 'Ana G. Canseco'

Los personajes del tío Ful: 'Ana G. Canseco'

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 05/05/2018 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: 'Ana G. Canseco'
Personajes Heredera de la imaginación desbordante de un constructor de barcos en tierra adentro, apasionada de la moda, conversadora como los de antes...
Su pasión por la moda la ha llevado a muchas tierras, Japón incluida, pero jamás ha sacado los pies del tiesto de sus orígenes, siempre regresa a casa, recuerda a los suyos y ahora piensa en una linea de diseño propia mientras trabaja en León, otra vez en León.

- ¿Sabes quién era el Tío Belarmino?
- ¡Claro que lo sé! el bisabuelo. No lo conocí, estaba mi madre embarazada de mí cuando murió pero he escuchado tantas veces sus historias en casa, me las han contado en tantos sitios... Ya me gustaría haber heredado su imaginación para mi trabajo, aquellos inventos que patentó de barcos sin timón creados a más de cien kilómetros del mar. Su pasión de buscador de tesoros por el monte. Un soñador.

Es Ana García Canseco. Trabaja en Carolina Herrera mientras piensa en una linea de diseños propios en bolsos y otros complementos. «Estoy muy ilusionada, investigando, con gominolas endurecidas químicamente... si el bisabuelo Belarmino levantara la cabeza».

Buena conversadora, atesora entre sus recuerdos familiares otras muchas historias singulares, como la del abuelo Juanito, un tipo que «desprendía buen rollo, tanto que había acuñado un saludo propio:Hole buenes, que servía para sus amigos asturianos y leoneses». Un deportista increible, excelente esquiador y la única persona con valentía suficiente para bucear en el el corazón revuelto y peligroso del pozo de los Pontedos a sacar a algún fallecido. «No veía casi nada y pese a ello esquiaba. Para saber si un cable llevaba corriente, lo tocaba, y una vez soportó una descarga de 12.000 voltios, que mataría a cualquiera...».

- También quisiera la fortaleza del abuelo, aunque no me quejo.

Y sigue su camino. Siempre mirando al mundo de la moda, siempre pendiente de nuevas ideas y ayer, que empezaba el Giro de Italia, recordaba los años que fue azafata en la Vuelta a España.

- ¿Qué te parece que quieran quitar a las azafatas?
- No lo entiendo. Para nosotras es un trabajo, quien defiende cosas así creo que no conoce nada de lo que hacemos las azafatas.
Volver arriba
Newsletter