Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Los niños de Caboalles quieren balones de balonmano

DEPORTESIR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández | 12/06/2018 A A
Imprimir
Los niños de Caboalles quieren balones de balonmano
Balonmano La presencia de Juanín en el colegio de la localidad lacianiega despierta el interés de los niños por el jugador y por el balonmano

Los 40 niños del Colegio de Caboalles se miraban unos a otros y repetían lo que decía el video de presentación de quien les había ido a ver hasta allí: Campeón del Mundo, Medalla Olímpica, Máximo Goleador de la Asobal…

Los 40 niños del Colegio de Caboalles cogían en sus manos las medallas, y como ellos dicen, alucinaban. No eran como las de verdad, eran las de verdad.

Los 40 niños del Colegio de Caboalles alucinaron más cuando les habló Juanín, el dueño de las medallas que se las llevó para que las vieran y para hablarles de un deporte que no conocían tanto como el fútbol, pero sabían de él: el balonmano; ese deporte en el que el más pequeño del equipo también puede ser el más grande.

Y los niños del colegio de Caboalles acabaron pidiendo a sus maestros que les compraran balones de balonmano para los recreos, para ser como Juanín o como otros históricos de este deporte que también nacieron en aquella tierra, como Manolo Castro, tantos años jugador del Ciudad Naranco de Oviedo.

Los 40 niños del Colegio de Caboalles le preguntaron a Juanín de todo, con la ingenuidad de los niños. ¿Cuántos años jugaste en el Barça? ¿Si te gusta más el Madrid porque no jugaste en el Madrid? ¿Cuántos años tienes?

¿Y vas a venir para el año que viene? Y les dijo que sí, que entrenaran con esos balones que van a comprar y él irá otra vez a Laciana, a Caboalles.

E irá, claro que sí, si no no sería Juanín.

Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle