Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Los museos de la vida

Los museos de la vida

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 12/02/2020 A A
Imprimir
Los museos de la vida
La pregunta inevitable es ¿qué es esto?, ¿dónde está?, ¿a qué se dedica el dueño?, ¿de qué es coleccionista?, ¿qué museo esconde?

No sabrás la respuesta, te regalo todas las convocatorias que me pidas y las agotarás. Incluso, aunque hayas estado allí no recordarás exactamente este rincón porque son demasiadas las imágenes que acumulaste aquel día.

Aunque sí hay una respuesta que es válida para muchas imágenes de este tipo y ahí sí me podrías pillar, la respuesta sería buena si te diera por decir que es «un museo de la vida».

Porque a lo que ha puesto marco e imagen el ojo de Mauri es a la vida, a la vista y a la vivida desde un lugar en el que pasaron muchas cosas pues allí estaba el origen de tantas historias.

Allí estuvo el lugar donde nace la semilla que será pan en todas los hogares de la comarca;allí estaba la máquina que era capaz de darle luz a la larga noche de esos inviernos de nieve y oscuridad;allí estaban las máquinas que permitían avanzar a los trabajos, poner techo a las casas, vigas a los tejados, armarios a las paredes, banquetas en las que ordeñar ...

Porque ese rincón no es más que uno de los rincones mágicos que esconde el molino, fabrica de la luz y serrería de Quico, el dueño del museo de la vida y el hombre que te la puede contar sin moverse de su casa.
Volver arriba
Newsletter