Publicidad
Los molinos amenazan el "paraíso de los murciélagos"

Los molinos amenazan el "paraíso de los murciélagos"

ACTUALIDAD IR

Las cuevas existentes en la Reserva de la Biosfera de Los Argüellos acogen a 17 de las cerca de 25 especies de murciélago existentes en la península. Ampliar imagen Las cuevas existentes en la Reserva de la Biosfera de Los Argüellos acogen a 17 de las cerca de 25 especies de murciélago existentes en la península.
Fulgencio Fernández | 26/10/2020 A A
Imprimir
Los molinos amenazan el "paraíso de los murciélagos"
Medioambiente La reserva de la biosfera de Los Argüellos está considerada como un ‘paraíso de los murciélagos’; un estudio documenta que acoge a 17 de las cerca de 25 especies de murciélago de la Península Ibérica; sin embargo, la instalación de aerogeneradores puede ponerlos en peligro, pues los molinos amenazan su supervivencia
Las grandes infraestructuras siempre esconden pequeños detalles, y muchas veces alguno de estos detalles acaba siendo protagonista. Ahora mismo en León está sobre la mesa el proyecto de parques eólicos proyectados en la Montaña leonesa, uno de ellos, el llamado Abano, en el corazón de una de las siete reservas de la biosfera de la provincia: la de Los Argüellos.

Coincidiendo con numerosos artículos sobre la riqueza paisajística que se pone en evidente riesgo el diario Público acaba de recoger una noticia sobre los riesgos para la biodiversidad que se corre con la instalación de estas grandes infraestructuras, y se fija concretamente en uno de los animales que no son considerados ‘estrellas’ pero con importancia en el mantenimiento de los ecosistemas, los murciélagos.

Escribe Alejandro Tena: «Al alertar del impacto que los molinos y sus aerogeneradores tienen sobre la fauna hay que reseñar el que tienen sobre las miles de aves que cada año mueren tras colisionar con las aspas de estas instalaciones modernas. Sin embargo, existe un grupo de mamíferos que podría estar pereciendo de manera silenciosa y a un ritmo alarmante debido al auge de este sector renovable, los quirópteros; popularmente conocidos como murciélagos».

Y recoge los datos de la Asociación Española para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos (Secemu) que revelan «que estos mamíferos voladores están sujetos a un mayor riesgo que las aves por la incidencia de los molinos eólicos en los ecosistemas españoles. En España, las deficiencias en la planificación de estas instalaciones de energía renovable permiten que la mortandad de los murciélagos se eleve. Tanto es así, que los datos hablan de una media de entre tres y diez animales muertos al año por cada aerogenerador que hay en todo el territorio nacional. Esto lleva a que, según las estimaciones de los expertos, se hayan contabilizado en torno a 2 millones de murciélagos muertos en los últimos veinte año».

No resulta un dato menor esta elevada mortandad de los murciélagos en lugares como la Reserva de la Biosfera de los Argüellos, conocida como «el paraíso de los murciélagos» en base a los datos que existen y que protagonizaron un estudio realizado en 2011 y en el que se afirma que «la labor de los murciélagos en los terrenos donde forman colonias es importante, ya que cada noche eliminan un gran número de insectos -se alimentan de ellos- que podrían llegar a generar plagas en los ecosistemas forestales», según explicaba Jorge Falagán, profesor del Área de Ecología de la Universidad de León (ULE), autor de un estudio sobre estos animales junto con Estanislao de Luis Calabuig, catedrático de Ecología y Paula Arroyo, doctora en Biología de esta Institución académica.

Según un artículo publicado por la agencia especializada en temas científicos, DiCYT, «del total de las especies de este quiróptero presentes en la Reserva de la Biosfera de Los Argüellos, cuatro están catalogadas como vulnerables, el murciélago ratonero mediano y los murciélagos pequeño, grande y mediano de herradura, según datos facilitados por la entidad gestora de la Reserva de la Biosfera».

Para la realización del estudio, los investigadores visitaron durante un año diversas ruinas, puentes y cuevas de varias localidades que pudieran albergar colonias de estos animales y las analizaron tanto de día como de noche. Elaboraron también un inventario de todos aquellos lugares que deberían ser respetados por servir para la invernada o la reproducción de los murciélagos. «La labor fue ardua, pero también gratificante cada vez que encontrábamos un refugio de estos singulares seres», explicaban a DiCYT.

Esta realidad ya había propiciado que en el año 2008 «el murciélago se erige como el símbolo de la Reserva de los Argüellos», una conclusión a la que se llega como fruto de un estudio sobre los quirópteros, financiado por la Fundación de la Biodiversidad, con el que «se pretende poner en valor a estas especies, además de promover su conservación» y del que era su coordinador el ya citado Estanislao de Luis Calabuig; quien explicaba a la agencia EFE: «La Reserva de la Biosfera de los Argüellos, al norte de la provincia, es una zona en la que abundan las cuevas; allí están las de Valporquero y Llamazares, entre otras muchas, una circunstancia que hace que sea una zona especialmente proclive para albergar especies de murciélagos. Se pretende convertir a los quirópteros en un elemento indicador de los valores de este Reserva de la Biosfera, un lugar donde no es tan importante la densidad de quirópteros, como su diversidad, la de una especie protegida, que puede estar en peligro de extinción, sobre todo si hay interferencia humana», según Calabuig.

También analizaba el profesor la vertiente turística de esta riqueza de la Reserva de Los Argüellos: ««Existe un turismo asociado a la ornitología y en Europa los murciélagos están muy en boga; aquí nos queda más a desmano, pero es un valor que se podría potenciar», ha explicado.

Ya han pasado unos años y no parece que se haya tomado ese camino, más bien les acechan nuevos peligros, esta vez con aspas de molino.
Volver arriba
Newsletter