Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Los llantos no consumidos

Los llantos no consumidos

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 25/10/2019 A A
Imprimir
Los llantos no consumidos
La vida les regala un banco para contemplar lo pasado, lo trabajado, lo creado, lo disfrutado... lo vivido. Y también para ver pasar las vidas que han venido detrás de las suyas, cómo caminan las generaciones a las que han regalado el presente que ellas no tuvieron pero sí ganaron, que sí se lo arrancaron a las heladas y los rigores de su destino.

Contemplan y recuerdan.

Contemplan las nuevas formas de estar, sonríen como reconocidas por haberlas traído y recuerdan la suya, las vidas duras y ejemplares de las mujeres de su generación. En tantos lugares, en tantos ámbitos, en tantas casas, en tantos olvidos.

Recuerdan las biografías de tantas madres de muchos hijos a los que levantaban, lavaban, enviaban a la escuela, recibían al regreso, ayudaban, alimentaban y acostaban para irse ellas al río o al pilón a lavar sus ropas. Y en los ratos libres que le arrancaban al día atendían ganado o araban tierras, cosían en casa, trabajaban en la fábrica, fregaban o despachaban, estudiaban...

Recuerdan las noches de tejido y conversación, los sinsabores de los reveses, los sabores de sacar cada día la vida adelante...

Y ahora todo el cariño que sembraron se lo regalan a ese pequeño compañero fiel que las mira por si necesitan que les seque alguna lágrima furtiva, la que les sobra de los llantos no consumidos.
Volver arriba
Newsletter