Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los hortícolas dejan hasta 1.300 euros más que los industriales

Los hortícolas dejan hasta 1.300 euros más que los industriales

ACTUALIDAD IR

Una de las diapositivas en la Estía de la ULE. L.N.C. Ampliar imagen Una de las diapositivas en la Estía de la ULE. L.N.C.
D.L.M. | 18/07/2019 A A
Imprimir
Los hortícolas dejan hasta 1.300 euros más que los industriales
Campo Los regadíos modernizados ofrecen alternativas a los cultivos más habituales para generar más ingresos y seguridad, aunque con "más empresa"
La transformación de la agricultura leonesa avanza y busca mayor rentabilidad para acometer los retos que impone un sector cada día más complejo, donde los productores locales ya compiten con todo el mundo en unos mercados muy hostiles que abarcan todo el mundo y con mayores exigencias agroambientales. Esa búsqueda de rentabilidad lleva a los más atrevidos a probar con cultivos menos habituales en la provincia. Las posibilidades que ofrecen los regadíos modernizados permiten explorar alternativas con más rentabilidad, aunque suelen llevar asociados más exigencias productivas y riesgos.

Una de las voces más autorizadas en estas cuestiones, la de Pedro Belzunce, coordinador de Producción Hortofrutícola de Agropecuaria Navarra (AN), se pudo escuchar en el pasado mes de febrero, durante las jornadas de ‘Innovación en la agricultura de precisión en el nuevo regadío’ celebradas en la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal de León (Estía-ULE). Belzunce dejó claras sus intenciones desde el título de la ponencia: ‘Hacia la implantación de un nuevo modelo productivo: Hortícolas por maíz’.

El Grupo AN

El Grupo AN suma 1.157 millones de euros facturación, agrupa 163 cooperativas con unos 163.000 agricultores. Cuenta con centrales de ventas y de compras y produce más de de 900.000 toneladas hortícolas al año. Es la única cooperativa ‘fresh’ en España con capacidad para exportar.

Belzunce comenzó recordando que el mercado europeo es diferente al nacional porque fuera del territorio español la cadena de distribución se trabaja a largo plazo, lo que les permite "garantizar rentabilidad a los agricultores". En la otra parte, hay clientes que solicitan hasta los cuadernos de campo de los agricultores o llegan a aplicar descuentos en el precio si las condiciones no son las pactadas. En resumen, el modelo de los hortícolas requiere "más profesionalización, más empresa agrícola".

Como explicó Belzunce, con los cultivos hortícolas "arriesgas dinero, pero obtienes como con trigo o maíz, solo que esto (los hortícolas) son ciclos de 90 días y se salvan con varios en el año".

Sumadas las tres cosechas, el beneficio sería de 2.288 euros por héctarea. En el caso del tríptico remolacha, trigo, maíz, incluidas las ayudas, 920 euros Las rotaciones son rentables, pero exigen mucho trabajo. Por ejemplo, una propuesta para un año sería la combinación de guisantes en primavera, que se levantarían en junio para sembrar judía que en septiembre dejaría paso al bróculi. En el caso de los guisantes y las judías se requieren cosechadoras —una de guisantes cuesta en torno al medio millón de euros—, de las que dispone el Grupo AN. Sobre la rentabilidad, Belzunce expuso que los gastos de los guisantes serían de 1.280 euros por hectárea y los ingresos de 2.800, con 800 euros de beneficio. En el caso de la judía, los gastos serían 1.312 euros, los ingresos unos 1.875 euros, con 563 euros de beneficio. El bróculi requiere mano de obra, por lo que los gastos serían de 2.375 euros, los ingresos de 3.300 y los beneficios 925 euros. Sumadas las tres cosechas, el beneficio sería de 2.288 euros por héctarea. En el caso del tríptico remolacha, trigo, maíz, en la presentación de Belzunce se cifró la rentabilidad, incluidas las ayudas, en 920 euros por hectárea, es decir, 1.368 euros menos que en un ‘año hortícola’. En el caso de cultivos como colza o girasol la diferencia es todavía mayor.

Diversas dificultades

Entre las dificultades que presentan el cultivo de hortícolas en León, además de las mencionadas, está la altitud, unos 800 metros con heladas el 15 de octubre, recuerda del coordinador de AN. Además, son productos perecederos que no se cosechan cuando uno quiere.

Con todo ello, Belzunce también recordó que AN no hace proyectos "por hacer" y que sería necesario el interés de un número suficiente de agricultores, con suficiente producción para crear una estructura. De ser así, nuevos cultivos podrían comenzar a modificar el paisaje verdigualda de los regadíos leoneses. Y lo que es más importante, "antes de sembrar los agricultores ya sabrían lo que van a cobrar". Mejorar sería cuestión de su habilidad para generar calidad y cantidad.
Volver arriba
Newsletter