Publicidad
"Los dolores y el sacrificio para recuperar antes merecen la pena con partidos así"

"Los dolores y el sacrificio para recuperar antes merecen la pena con partidos así"

DEPORTES IR

Leandro Semedo realiza un lanzamiento durante el partido del sábado frente al Bidasoa. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Leandro Semedo realiza un lanzamiento durante el partido del sábado frente al Bidasoa. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 12/10/2021 A A
Imprimir
"Los dolores y el sacrificio para recuperar antes merecen la pena con partidos así"
Balonmano / Liga Asobal El lateral del Ademar, Leandro Semedo, reconoce que "aún no estoy al 100%, veo que me canso muy rápido. Volví tras sólo una semana de entreno, sin pretemporada, y eso se nota"
Leandro Semedo fue el indiscutible protagonista del Abanca Ademar en el triunfo frente al Bidasoa. 11 goles y seis asistencias firmó el caboverdiano, que rayó a un nivel sensacional apenas dos semanas después de regresar de estar más de medio año KO. Del encuentro, su estado y el futuro habla en una entrevista en La Nueva Crónica.

–¿Fue tu mejor partido desde que fichaste por el Ademar?
–El año pasado tuve partidos buenos, pero es verdad que con tantos goles como este ninguno.

–¿Qué cambió con respecto a otros encuentros para que desde el inicio asumieras mucho más protagonismo?
–No dejo de estar volviendo de una lesión y de dos cirugías que duraron seis meses, pero estábamos atravesando un momento difícil, era muy importante ganar tras muchas derrotas seguidas y debía aparecer más.

–¿Estaba establecido o fue consecuencia del buen arranque?
–Durante la semana fue lo que se preparó para este partido, Cadenas pidió mas lanzamientos exteriores y como las cosas empezaron tan bien ya luego lancé mucho.

«Cadenas me pidió que lanzara más, que esté más metido en el juego. Era un momento difícil del equipo y debía aparecer» –¿Era lo que te reclamaba también a ti en concreto?
–Sí, me pidió que lanzara más, que esté más metido dentro del partido y del juego, que es necesario que me levante desde fuera para que las defensas salgan a nueve metros y así luego podamos tener un juego de ataque más fluido.

–Te hemos visto más veces lanzar así, pero pocas encontrar tantas veces a los pivotes como el sábado.
–Cuando estás lanzando de fuera y metiendo goles, la defensa sube más y los pivotes cuentan con más espacio para moverse. Si vienen dos o tres jugadores a mí debo ser capaz de encontrarles.

–Te dirían algo Santista y Liapis, casi todos sus lanzamientos en estático fueron a pase tuyo...
–La verdad es que me dieron las gracias, pero no deja de ser mi trabajo y también otros contribuyen a que yo pueda tener lanzamientos más claros.

«No es fácil hacer un equipo con once nuevos en un mes, pero cada día siento que vamos a más y somos mejores» –Apenas han pasado tres semanas desde tu regreso, ¿te encuentras ya al 100% o todavía no?
–No, no, en absoluto. Todavía noto que acabo cansado muy rápido, en el minuto cinco ya no tengo aire, pero eso es también porque no tuve una pretemporada como los demás, así que debo ganarme durante la campaña eso que mis compañeros consiguieron ahí.

–En los planes no estaba que hubieses regresado tan pronto...
–La idea es que estuviera volviendo ahora, en los planes con el fisio el regreso estaba fijado precisamente para este partido con el Bidasoa. 

–¿La situación del equipo con las bajas precipitó la vuelta?
–Sí, fue el principal motivo.

–¿Cuánto hacía que te habías incorporado al grupo?
–Antes de volver sólo había tenido una semana de entrenamiento, que está claro que no es suficiente. En cualquier caso ya ha pasado la parte mala, jugar es lo bueno y ahora sólo quiero centrarme en lo que tengo por delante.

«Como soy muy agresivo a veces los árbitros por cualquier cosa me echan. Defendiendo en el centro estoy más cómodo» –Tú que te conoces mejor que nadie. ¿Cuánto crees que te queda para estar a tu mejor nivel?
–Quizá mucha gente no la da a la pretemporada la importancia que tiene para recargar energías y tenerlas todo el año, pero la tiene, yo no la he hecho y debo coger esa condición jugando. No sé decir fechas, nunca me había pasado esto y no sé cómo me va a responder el cuerpo.

–¿Le viene a la cabeza a uno todos los meses en el dique seco tras un partido tan redondo como el de Bidasoa?
–Sí, cuando tienes partidos así, en los que todo te sale tan bien, es inevitable el que lo recuerdes mucho. Lo que se me quedaba es que habían valido la pena los dolores y el sacrificio que haces para recuperarte más pronto.

–¿Puede servir este triunfo como un punto de inflexión para el equipo?
–Ojalá si, ya antes del partido nos había dicho Cadenas que todo dependía de nosotros. Si conseguimos jugar todos los días así sería perfecto, pero sabemos que en la vida no es todo maravilloso y que el equipo tiene 11 nuevos jugadores y muchos jóvenes sin experiencia. No es fácil para Cadenas ni para nadie hacer un equipo con 11 nuevos en un mes, pero cada día siento que vamos a más y somos mejores.

–¿Cuál es la clave para que no se repitan defensas como las que te llevan a encajar 39 goles en Nava o 35 en Logroño y la línea a seguir sea la del pasado sábado?
–Tras el partido de Nava entrenamos mayoritariamente defensa, trabajando además la colaboración con los guardametas, y acabó siendo el partido con mejor portería, no es casualidad. Hay que seguir trabajando duro en el día a día y escuchar lo que nos dice el técnico.

«Cuando eres el más veterano debes ser un ejemplo a seguir y ser lo más profesional posible para que tengan dónde mirar» –En tu caso particular, ¿te sientes más cómodo en el centro o en el segundo?
–En el centro, claramente.

–¿Cómo se puede bajar el número de exclusiones? Frente a Bidasoa te tocó aguantar con dos desde el tramo final de la primera parte...
–Como soy muy agresivo a veces los árbitros por cualquier cosa me echan fuera, por ejemplo el otro día la segunda exclusión no lo es. Es normal que tras ello Cadenas me pusiera sólo en ataque, no merecía la pena arriesgar.

–Con 26 años serías de los más jóvenes en algunos vestuarios, pero aquí eres el más veterano. ¿Cambia eso tu rol dentro del equipo?
–Un poco, cuando eres el jugador más veterano del grupo debes ser un ejemplo a seguir y yo intento ser lo más profesional posible para que mis compañeros tengan dónde mirar. Además todos son muy majos y trabajadores, así que me facilitan la vida en el vestuario.

–¿Cómo es la comunicación dentro del grupo con tantas nacionalidades diferentes en el vestuario?
–La verdad es que es una mezcla de culturas. La comunicación es en inglés que todo el mundo lo habla, pero además los que no saben español están haciendo un esfuerzo importante para aprenderlo y poco a poco van haciéndolo.

–Con un equipo tan joven, ¿será habitual ver partidos muy buenos y muy malos durante toda la temporada?
–Ojalá que no, pero si pasa sería normal. Al final llegan momentos como la ida con Logroño en Europa, donde en los últimos cinco minutos faltaron piernas pero también experiencia, porque un equipo más experimentado cuando le fallan las piernas no juega sólo con el corazón sino también con la cabeza. Pero bueno, eso se coge jugando.
Volver arriba
Newsletter