Publicidad
Los Amigos del Mocho

Los Amigos del Mocho

OPINIóN IR

01/05/2019 A A
Imprimir
Los Amigos del Mocho
El primer domingo de cada mes, a las 10:30 horas, en la bolera de san Marcos. Allí encontrarás a los Amigos del Mocho, un grupo de ciudadanos de todas las edades que, sin mayor organización ni estructura, se encarga –durante alrededor de hora y media– de recoger la basura que se acumula a orillas del río Bernesga a su paso por la capital, dejándola preparada en bolsas para ser recogida por el servicio de limpieza. Sin cobrar ni un duro, claro.

La iniciativa nació, casi por casualidad, gracias a Paco Romo y a José Luis García. El primero recogía desperdicios él solo, a su aire –como también hacían, y hacen, otros vecinos–; y el segundo lo vio y lo publicó en su blog y, con el tiempo, decidieron poner en marcha el grupo, que se encuentra fácilmente en Facebook.

Unos meses va más gente y otros menos, y no siempre es la misma –algunos, eso sí, son habituales–; pero mal se tiene que dar la convocatoria para que no se junte en torno a una quincena de personas… cuya única pretensión es poder disfrutar de un entorno fluvial limpio.

La próxima vez que se reúnan será, precisamente, este domingo, en una jornada que, por cierto, coincide con su cuarto aniversario desde que comenzaron esta andadura. Así que, mira, es una buena ocasión para que, si te cuadra, te dejes caer por allí, que digo yo que siempre vendrán bien ‘mocheros’ dispuestos a echar una mano. No te olvides los guantes –eso sí– y, si llevas alguna bolsa en la que poder echar la basura, tanto mejor.

La labor que llevan a cabo los Amigos del Mocho va aún mucho más allá de la limpieza del río. Son un buen ejemplo de que la unión de los vecinos trabajando juntos por el bien común –así se ha venido haciendo a lo largo de la historia en esta tierra– es una fórmula que, bien entendida, sigue funcionando. Y nos enseñan que somos nosotros mismos los primeros que tenemos que cuidar de lo nuestro pues, al fin y al cabo, somos quienes nos beneficiamos de ello. Aunque suene a obviedad, hay veces que parece que se nos olvida…
Volver arriba

Newsletter