Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los adolescentes leoneses se atascan al llegar a Secundaria

Los adolescentes leoneses se atascan al llegar a Secundaria

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Víctor S. Vélez | 18/03/2019 A A
Imprimir
Los adolescentes leoneses se atascan al llegar a Secundaria
Educación 1º y 3º de la ESO son los cursos ‘hueso’ para los alumnos de León
Los estudiantes leoneses experimentan un punto de inflexión en su trayectoria académica al aterrizar en la Educación Secundaria. Los datos publicados a comienzos de este año en el portal del Ministerio de Educación y Formación Profesional, relativos al curso 2016/2017, ponen en relieve que el número de repetidores prácticamente se duplica en el primer año de la ESO.

Los 330 repetidores de primero de Secundaria y los 346 de tercero hacen que, al igual que en la media autonómica, uno de cada tres estudiantes leoneses haya repetido al menos una vez antes de cumplir los quince años. Una cifra que coincide con la tasa de idoneidad española, alumnos que están en el curso que les corresponde según su edad, que se sitúa en el 63,9 por ciento.

En Primaria, el curso con más repetidores es primero con 146 debido a que, como explica Manuela Diez del sindicato docente Anpe, es un año en el que se busca «equiparar el nivel madurativo de los niños» y encontrar el ritmo al que puedan rendir mejor. Otras voces como la del presidente de la Federación Leonesa de Ampas (Felampa), Arsenio Martínez, indican el escollo que supone también tercero de Primaria. «Es un salto para ellos. En muchos casos quedan sobrepasados porque al dejar a un lado las tareas sencillas bajan su media de notas», comenta este padre.

Según la representante del profesorado, en el comienzo de la Educación Secundaria se juntan «cambios propios de la adolescencia con una mayor exigencia académica», lo cual permite justificar el aumento en el número de alumnos que no promocionan. En segundo y cuarto curso se reducen notablemente los niveles de repetidores lo cual el presidente de Felampa argumenta en que son ‘cursos puente’. «Al entrar en primero de la ESO, los alumnos encuentran un cambio importante pero luego segundo es más llevadero porque es de repaso y refuerzo de contenidos», considera este padre.

Más allá de la enseñanza obligatoria, el número de alumnos repetidores experimenta otra subida, especialmente en el año previo a la Universidad. La caída en el número de alumnos matriculados implica también que un 12,7 por ciento de los alumnos no logre superar el ‘temido’ segundo de Bachillerato.

Los cursos que se pueden repetir

Con la Lomce se dejó atrás la organización de la Primaria en ciclos y cada curso tiene un carácter independiente. De esta manera, actualmente se puede repetir en cualquiera de los seis años pero solamente en una ocasión a lo largo de la etapa. Un niño o niña de Primaria repite cuando le quedan pendientes dos asignaturas y estas son Lengua y Matemáticas o cuando suspende tres materias siendo una de ellas Lengua o Matemáticas. En la anterior legislación se podía repetir únicamente en los cursos pares.

Por su parte, en el primer ciclo de la ESO, de primero a tercero, solo se podrá repetir el mismo curso una vez, y en todo el ciclo un máximo de dos. Cuarto se podrá repetir también en dos ocasiones siempre y cuando no se haya repetido anteriormente a lo largo de la Secundaria. En ambos ciclos, el alumnado promocionará cuando haya superado todas las asignaturas cursadas o no llegue al cinco en un máximo de dos materias, siempre que no sean simultáneamente Lengua y Matemáticas.

En el caso del Bachillerato, por último, en el primer curso pasará el alumnado que haya suspendido un máximo de dos disciplinas. En cualquier caso, tendrá que matricularse en esas materias suspensas al año siguiente.
Volver arriba
Newsletter