Publicidad
Logroñés 1 - Ponferradina 2: 'Seriedad y dos ‘chispazos’ para dormir soñando con algo más'

Logroñés 1 - Ponferradina 2: 'Seriedad y dos ‘chispazos’ para dormir soñando con algo más'

DEPORTES IR

Ampliar imagen
J. A. | 02/12/2020 A A
Imprimir
Logroñés 1 - Ponferradina 2: 'Seriedad y dos ‘chispazos’ para dormir soñando con algo más'
Fútbol / Segunda División La Deportiva duerme en zona de ‘playoff’ tras llevarse los 3 puntos de Las Gaunas gracias a su mayor acierto en un partido muy cerrado
Unos mirarán la clasificación y verán a la Deportiva en puestos de fase de ascenso. Otros la mirarán y verán que, con 26 puntos, la mitad del camino hacia esos 50 que marcan la salvación está ya recorrido. En lo que unos y otros estarán de acuerdo es en que hay motivos para ser optimista con el equipo blanquiazul.

Y es que los bercianos sumaron en Las Gaunas su segunda victoria consecutiva, alargan a cinco los partidos puntuando y dejan definitivamente atrás cualquier posible fantasma que pudiera sobrevolar El Toralín tras un irregular mes de noviembre. Ante el Logroñés la Deportiva fue capaz de lograr lo que le faltó en Fuenlabrada, cuando después de adelantarse terminó celebrando el empate conseguido. En Logroño, con un inicio idéntico, los de Jon Pérez Bolo dieron una lección de eficacia para llevarse un partido muy cerrado en el que quizás la experiencia inclinó la balanza a favor de los visitantes.

Porque parecía tener el Logroñés más necesidad de puntos que la Deportiva, tanto por jugar en casa como por la dura derrota sufrida ante el Mallorca, lo que llevó a Sergio Rodríguez a apostar casi por su once de gala más allá de las bajas significativas con las que contaba. Los bercianos, con la tranquilidad de los deberes hechos ante el Leganés, priorizaron repartir minutos y construir desde la defensa su partido.

Sielva hizo de falta directa su tercer gol en los últimos tres partidos, pero se tuvo que retirar lesionado en el sóleoAsí, con los riojanos llevando el peso del partido desde el principio y los bercianos bien replegados atrás, el encuentro apuntó desde el principio a decidirse en lo que los expertos llaman detalles. Y el primero de ellos llegó a los 20 minutos, con un error del portero Yari que permitió a Gaspar forzar una falta muy peligrosa al borde del área. Y en los últimos tiempos, para la Ponferradina eso significa poco menos que un gol.

Porque Sielva demostró vivir en un idilio con el gol y, exactamente con la misma estrategia con la que consiguió el gol en Fuenlabrada, clavó el libre directo en la portería riojana para sumar su tercer partido consecutivo marcando. Que lo pueda seguir haciendo dependerá del alcance de una lesión muscular que le retiró del terreno de juego a la hora de partido después de que a los 35 minutos tuviera que hacer exactamente lo mismo Adri Castellano. El césped de Las Gaunas sufre y tiene pinta de que con él van a sufrir mucho los jugadores.

El caso es que la Deportiva se puso de nuevo por delante en el único tiro a puerta que había dejado el partido hasta el momento y al que de hecho solo se le uniría otro antes del descanso. Porque la única ocasión del Logroñés fue una jugada ensayada en la que Iñaki, de largo el mejor de los locales, conectaba un durísimo disparo que se colaba entre un barullo en el área y al que reaccionaba bien Caro sacando una gran mano y salvando el empate.

Bien replegada la Deportiva y encontrándose cómoda cuando lograba robar el balón para inquietar a la zaga rojiblanca, se llevó un último susto con una surrealista acción que sirvió para echar el cierre a la primera parte. Ais Reig decretaba penalti por mano de Amo, le enseñaba la amarilla y en la misma carrera se marchaba a consultar el VAR. Sin llegar a mirar la pantalla, regresaba y anulaba la acción – el balón impactó en Zelu –. Todo ello en 20 segundos. Cosas del fútbol moderno.

Iván Rodríguez, que estaba siendo el jugador berciano con más problemas sobre el campo, hizo el gol del 1-2Pintaban bien las cosas para la Ponferradina y no tanto para el Logroñés, lo que obligó a Sergio Rodríguez a mover el banquillo en el descanso y a introducir a Bogusz y Unai Medina. En el primer balón que tocó este último, la puso en el área para que Sielva la peinara e Iñaki le ganara la espalda a Valcarce e Iván Rodríguez para hacer a placer con la cabeza el empate.

Error por error que suponía el 1-1 en el marcador aunque con un guión de partido muy similar al de la primera parte. No se volvió loca la Ponferradina con el gol riojano y es por eso que mantuvo su plan inicial: bien atrás y buscando convertir las pocas que tuviera. Sin embargo, sí que cambió el plan la lesión de Sielva. Aún con mucho partido por delante Bolo agotó los cambios, mandó a Juergen a la medular con Larrea y dio entrada a Curro y Yuri, lo que sin duda fue una declaración de intenciones ofensiva para los suyos, aunque el gol bajó el ritmo de un partido que ya sí, definitivamente, quedaba para alguna acción aislada.

Y las cosas del fútbol, esa acción que daría el triunfo a la Deportiva se la daría el jugador que más estaba sufriendo sobre el terreno de juego, Iván Rodríguez. El lateral se veía superado por su banda una y otra vez por Iñaki, que le había ganado la espalda en el gol. Sin embargo, en una de sus pocas incorporaciones ofensivas recibió un balón de Yuri, pisó área, recortó y con su pierna mala, la zurda, batió a Yari.

Un gol para redimir todos los errores con creces y que le da los tres puntos a una Ponferradina que apenas vio cómo el Logroñés buscaba el empate y que de hecho pudo ‘matar’ el partido hasta en dos ocasiones en la figura de un Yuri que sigue peleado con el gol.

A buen seguro poco le importa cuando mira la clasificación y ve a su Deportiva sexta. Mañana seguramente sea distinto, pero las ganas de soñar han vuelto al Bierzo.
Volver arriba
Newsletter