Publicidad
Lo viejuno

Lo viejuno

OPINIóN IR

04/04/2016 A A
Imprimir
Lo viejuno
Un leonés que sabe mucho acerca de las palabras es el académico Luis Mateo Diez, autor de una importantísima obra literaria y uno de los conversadores más apasionados y apasionantes que conoce este cronista. No solo por lo que dice y por cómo lo dice, sino hasta por cómo gestualiza. Pues bien; el otro día en Zaragoza, en una entrevista, y hablando de estos movimientos políticos de moda, a los que ve como exponentes de una vuelta al pasado, y calificó de "viejunos".

Y en ello coincidía con uno de nuestros sabios actuales, Gabriel Albiac, que habla del parentesco de Podemos con la primordial ideología de la servidumbre que es el totalitarismo, una especie de secta, en la que los súbditos del Jefe ni siquiera se quejan al ser masacrados por éste para mayor gloria de sí mismo, lo que los diferencia de una dictadura. Y trae a cuento el caso algunos rusos que, en la época de Stalin, habiendo podido quedarse en el extranjero, regresaron voluntariamente al martirio.

Lo viejuno, lo viejo despreciable, casposo y deleznable, pues, para nuestra generación (la de los nacidos en la inmediata post guerra) sería eso, lo ocurrido en nuestro entorno en aquellos años y los precedentes. Pero es que ocurre que lo viejuno también puede darse y repetirse hasta la saciedad cíclicamente y ese sería el caso de lo que está ocurriendo hoy día: incapacidad de formar un gobierno, aparición en la política de la intransigencia, formas pretendidamente nuevas, falta de cortesía y, sobre todo, una clara evidencia de que se trata de la toma del poder pura y simplemente, no de mejorar la vida del pueblo.

Leyendo el magnífico libro de leonés, de Valencia de don Juan, Elías Prieto Sáenz de Miera, (que firma como Elías Gorostiaga) titulado ‘Polvo en la frontera’ uno de los relatos habla del fotógrafo leonés García Alix, perteneciente a la generación siguiente a la nuestra, y retrata aquella rebeldía que empujó a tantos a las motocicletas, a los viajes, y a las sensaciones fuertes. "No se le puede impedir a un rebelde ser rebelde" escribe. Pero también: "Te vas de casa y, cuando lo haces, no piensas la cantidad de veces que vas a volver". Se trata de la adaptación patria del rebelde sin causa. Nada nuevo, pues. Viejuno.

Pronto estará en las librerías el último libro de Luis Mateo que titula ‘Vicisitudes’ y podremos recrearnos en ese mundo de personajes atrabiliarios sumidos en la desgracia y el abandono que son habituales en la narrativa del insigne académico leonés. Mientras tanto, observemos «con cuidado y sin descuido» las evoluciones de estos viejunos de postín.
Volver arriba

Newsletter