Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Lo mejor de cada casa

Lo mejor de cada casa

OPINIóN IR

06/06/2019 A A
Imprimir
Lo mejor de cada casa
Muchos mamporreros mediáticos han ensalzado la foto. Habría entendido, incluso pudiera parecer hasta lógico, que hubiera elegido reunirse con la tropa (la de más alto rango, claro) de la que es, aún, el más o uno de los más. Pero no lo hizo. Que bien habría estado si hubiera elegido acudir a una lectura abierta del Quijote, a una velada de poesía, a la inauguración de una exposición en El Prado o en el Reina Sofía (bueno aquí no que le daría alergia), asistir a una competición canina, a un taller de macramé o de ganchillo, a una ópera bufa, un ballet moderno o un teatro de calle, a un partido de alevines de cualquier deporte escolar, incluso a una regata, a una exposición filatélica o de mariposas voladoras. Pero no. Eligió algo a lo que media España (mucho menos en nuestra provincia) considera arte. Sí, la mitad de los españoles (quizás menos), porque la otra mitad considera que el espectáculo que eligió para su despedida bien debiera ser tildado de muchas maneras pero no como arte, si acaso como maltrato animal. Por si ello fuera poco, se hizo acompañar de lo mejor de cada casa. A su derecha una que ha vivido toda la vida de ser hermana, sin que se le conozca otra ocupación. A su izquierda quien solo ha sido hija primero y ahora hermana, sin más. Un poquito más esquinado, también acompañaba la foto el gran filántropo y amante de la cultura, el nietísimo froilanero, ese que lleva camino de convertirse en otro absoluto parasitador de sangre, la nuestra.

Allá donde valla él, el I, tanta paz lleve como la que deja. Como les decía, en esa foto, lo mejor de cada casa. La historia, y Concostrina, juzgará.

Por traer el asunto de la foto a nivel local, también hemos tenido estos días por aquí algunas que quedarán para el recuerdo. Algunos de los semblantes de los asistentes al recuento y validación de los resultados electorales, especialmente de algunos a los que nada les iba ni les venía en el asunto, servirán para dar pautas de cuál será su comportamiento político durante los próximos 4 años.
Volver arriba
Newsletter