Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

LNC Cofrade: Vía Crucis

LNC Cofrade: Vía Crucis

LNC COFRADE IR

Ampliar imagen
Xuasús González | 24/02/2018 A A
Imprimir
LNC Cofrade: Vía Crucis
Semana Santa La Cofradía de la Agonía organiza un Vía Crucis Juvenil por su 25 aniversario
La Cofradía de la Agonía, dentro de los actos con los que conmemora su vigésimo quinto aniversario fundacional, organizaba el pasado 17 de febrero un Vía Crucis Juvenil –que no descarta seguir realizando en años venideros– en la iglesia de San Marcos, donde desde 2013 recibe culto su imagen que, precisamente, tiene por advocación Jesús del Vía Crucis. Y, de hecho, fue en la capilla en la que se encuentra en donde dio comienzo una jornada dirigida principalmente a niños y jóvenes, pero que contó también con la asistencia de adultos.

Jorge García Rodríguez, delegado episcopal en la Junta Mayor, fue el encargado de presidir el ejercicio de este Vía Crucis que, ideado para los más pequeños, se salía de su fórmula tradicional buscando que fueran ellos los auténticos protagonistas.

Tras rezar un padrenuestro ante el Cristo, comenzó García Rodríguez explicando lo que es un Vía Crucis, una práctica devocional con mucha tradición que conmemora el camino recorrido por Jesús –el trayecto en sí, que serían unos 600 metros cuesta arriba, es lo de menos– hasta el Monte Calvario.

Finalizada esa breve introducción, el Vía Crucis se desarrolló ante el altar del templo. En el centro se situó un cuadro con el rostro de Jesús y, en torno a él, niños –y no tan niños– se encargaban de portar los catorce estandartes que representan cada una de las estaciones –y que forman parte del cortejo del Miércoles Santo– a medida que iban rezando.

Tras el enunciado de cada una de ellas por parte de Alejandra Díaz Ponga, secretaria de la cofradía, Jorge García realizaba, con palabras sencillas, una breve explicación al respecto y, a continuación, todos los participantes rezaban juntos una oración y leían un pequeño texto a modo de reflexión final.

‘Recorridas’ las catorce estaciones tradicionales, García Rodríguez añadió para finalizar una decimoquinta –en ocasiones, así se hace–: ‘Jesús resucita’, puesto que, aunque generalmente se concluya con ‘Jesús es sepultado’, es justamente la Resurrección de Cristo lo que da sentido a todo lo anterior.

Así se ponía el punto final a la jornada, no sin antes entregar a los niños unas chuches y unas láminas para colorear, precisamente, un Vía Crucis, tan arraigado en nuestras sociedad y que tiene una importancia capital para la cofradía de la Agonía.
Volver arriba
Newsletter