Publicidad
LNC Cofrade: En casa

LNC Cofrade: En casa

LNC COFRADE IR

Semana Santa de 2020, de infausto recuerdo, con templos cerrados y calles vacías. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Semana Santa de 2020, de infausto recuerdo, con templos cerrados y calles vacías. | MAURICIO PEÑA
L.N.C. | 18/04/2020 A A
Imprimir
LNC Cofrade: En casa
LNC Cofrade La pandemia de Covid-19 obliga a vivir una Semana Santa confinados y sin procesiones
No se recuerda nada parecido. En el marco de la llamada Guerra de la Independencia, a principios del siglo XIX, o unos meses antes del golpe de Estado de 1936, no hubo pasos en la calle; pero fue en un contexto muy diferente. Este año ha sido la pandemia de la Covid-19 la que nos ha obligado a vivir una Semana Santa de infausto recuerdo: sin procesiones, con los templos cerrados y las calles vacías; y con los leoneses confinados en casa al estar declarado el estado de alarma.

La cofradía de Jesús Nazareno de Sahagún hubiera participado invitada en la Procesión de Hermandad. Jesús de la Esperanza solo hubiera procesionado en el Via Lucis de Pascua, y no el Sábado de Pasión. Este día habría tenido lugar en Santa Maria la Real un pregón de Manuel García Díaz. El Rosario de Pasión hubiera contado con un Nazareno de Estébanez de la Calzada. Julio Saurina habría sido el mantenedor de la Ronda Lírico-Pasional del Desenclavo. Todo ello, a sumar a la ‘puesta de largo’ de imágenes restauradas –Cristo del Perdón, Virgen de las Angustias y Ecce Homo de Jesús– y distintos estrenos. Pero este año no pudo ser. Como tampoco la nueva disposición de El Encuentro del Viernes Santo –solo con San Juan y la Dolorosa–, o la supresión del ‘Ensanche’ en la Procesión de los Pasos, entre otros cambios de itinerarios.

Hemos conmemorado la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo de una manera mucho más íntima. Y también gracias a internet: se han evocado las procesiones –especial mención merece la Bienaventuranza, con más de seis horas seguidas de imágenes y una treintena de intervenciones–, y hemos podido seguir algunos momentos de manera especial, como la novena a la Virgen del Mercado –aunque sin predicación de José Román Flecha–, la misa del Domingo de Ramos desde Santa Nonia, la Ronda –con alocución del actor Jesús Vidal–, el Sermón de la Soledad –a cargo de Manuel Flaker–, el Pregón a Caballo –de Maite Fernández, como el año pasado– y el de Resurrección –cuyo autor es Manuel Jáñez– o la misa del Domingo de Pascua desde Jesús Divino Obrero.

El Cristo de la Crucifixión de Jesús no se ha ‘despedido’ en la calle, ni la Consolación de María la ha podido pisar por vez primera –el último Santo Entierro de Angustias fue en 2016–; y con esta son ya tres tardes de Jueves Santo seguidas sin procesiones. Y… sí, llovió varios días; pero, este año, poco importaba…
Volver arriba
Newsletter