Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Llámame perro y échame pan

Llámame perro y échame pan

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 04/12/2019 A A
Imprimir
Llámame perro y échame pan
Acércate a su río, piensa en dos simpáticas aves nadando plácidamente por el río y te llevarás el susto que no esperas al escuchar sus gritos, que no sé si es el nombre que recibe su sonido pero es el que más se acerca a la realidad que te asalta. Si no eres consciente de lo que te vas a encontrar darás un salto, seguro, se romperá en pedazos la magia que tenía la bucólica estampa.

– No hay perro que avise mejor que ellas, ni que espante más lejos; reconoce Quico, el molinero de Canales, que es quien mantiene a estas ocas y alguna más cuidando el espacio de su molino, que también es fábrica de la luz y serrería, con más de 100 años de servicio en sus tres facetas.

Y cuando ya el dueño les habla, como explicando que ya todo está controlado, vuelven a su plácido nadar por el río... pero también agradece las barras de pan que Quico va lanzando al cauce y las ocas hacen como que no va con ellas la historia, aunque lo único que están esperando es a que el agua ablande el pan, en ese momento se lanzan a por él sin piedad, se dan zarpazos unas a otras, aunque hay para todas, regresan los gritos... hasta que cada una se conforma con lo que ha cogido y se va a su rincón de comer.

La vieja historia de «llámame perro y échame pan».

La hermana de «llámame pájaro y échame alpiste».
Volver arriba
Newsletter