Publicidad
Llámala cornivisca

Llámala cornivisca

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández y Mauricio Peña | 27/05/2020 A A
Imprimir
Llámala cornivisca
A la contra La última página de LNC con la firma de Fulgencio Fernández, que pone la letra, y Mauricio Peña, que se encarga de la foto
Se suele quejar Mauri de lo complicado que es ser fotógrafo y antitaurino a la vez, porque ese festejo que no le seduce casi nada —o, cuando menos, lo que tiene a su alrededor— le regala cada año algunas de las mejores fotografías que puede hacer mientras trabaja. Y se vuelve loco con los ritos, las luces, las sombras, los colores, las caras, las cicatrices, los gestos...

Pues resulta tan complicado que te gusten las palabras cargadas de sugestión y ser antitaurino a la vez, porque pocas mundos tienen más historias o anécdotas y, sobre todo, más palabras.

¿Ves la vaca de la foto? Seguramente no haya en la conversación una palabra para ella, pero sí lo hay en el mundo de la ganadería. Y dicen que las han importado de ese Cossío que todo lo define.

Si ese mago de las palabras que es Luis Piedrahita se pusiera a inventar una para esta vaca con un cuerno mirando al suelo y el otro al cielo seguramente se le ocurriría «cornivisco», pero resulta que ya existe y la definen con ese «dícese de la res vacuna que tiene un cuerno gacho o más bajo que el otro».

Y está bien que exista la palabra, pero resulta que en la misma familia de cuernos y miradas viven también el cornibrocho, el cornicubeto, el cornigacho, el cornisuelto o el corniveleto, por citar algunos de esos que no hace falta definir pues en la palabra está la respuesta.

Pero si además de esto puede ser pechirrubio, manialbo, carichato, ojizaino, pernituerto... apaga y vámonos ¿Enténdeis ahora que disfrutara cuando ejercía de amanuense del maestro Perelétegui y me dictaba. «El tercero, negro, lucero, calcetero coliblanco, desprecio el engaño...».
Volver arriba
Newsletter