Publicidad
¡Libertad!

¡Libertad!

OPINIóN IR

04/11/2020 A A
Imprimir
¡Libertad!
Eso es lo que queremos todos, ¡libertad! Y me da la sensación de que hay quien no se ha enterado de que ya la tenemos. Que haya cuatro descerebrados paseándose un domingo por la noche con bengalas por las calles de León reivindicando algo que ya posee la sociedad española desde hace más de 40 años no nos debe hacer olvidar varios aspectos que tenemos que tener en cuenta. Lo primero es que esta libertad de la que gozamos no siempre se traduce en mejoras para todos, quizá porque quienes gobiernan no son capaces de ello (por ineptitud o por decisión meditada), que es quizá el objetivo de toda la ciudadanía: vivir mejor para así lograr la felicidad tan ansiada.

Tampoco hay que esconder que son unos pocos chavales que quizá solo querían hacer ruido, como cuando juega su equipo favorito e insultan al contrario y al árbitro o como cuando vence en las elecciones el candidato que no les gusta. Pero más allá de este berrinche sin sentido, ahora centrado en que no abren los bares hasta la hora que quieren o porque no pueden abandonar un territorio específico (quizá no se han pasado por el Hospital, por una residencia o por un cementerio para comprobar que el Covid-19 no es una estafa...), deberían también pensar en las consecuencias de sus actos. Porque los destrozos ocasionados, aun pareciendo pocos, son los suficientes para que esta semana haya quien tenga casi imposible remontar la crisis económica iniciada en marzo. Pero también son la imagen que proyecta esta ciudad, que se supone que tanto defienden, en un momento en el que toda ayuda es poca, pero también cualquier pequeña zancadilla es mucho.

Por eso es tan importante que los mensajes que lanzan los gobernantes y todos los políticos sean tan controlados, porque este capítulo (también el de Barcelona, Logroño, Santander o Burgos) se quede en una anécdota o en el inicio de un movimiento de más irracionalidad por todo el país. Sobre todo porque muchos de quienes dicen defendernos a todos no tienen ningún problema en hablar de dictadura, golpe de Estado o falta de libertades cuando no gusta quien manda.
Volver arriba
Newsletter