Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Leoneses en aquella tele a la que iban por saber y hacer

CULTURASIR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 09/01/2017 A A
Imprimir
Leoneses en aquella tele a la que iban por saber y hacer
Televisión TVEcumple 60 años y rescata por ello viejos programas en blanco y negro. Allí aparecen algunos leoneses que fueron verdaderas estrellas de la época, cuando quince millones de españoles veían un programa. Los sabios de Cesta y Puntos, Flavio ‘El hombre más fuerte’, Pulión de Mataluenga, Prioro y su agro-pop, Karina Falagán...
Acudir hoy a esas teles en las que reinan personajes como Belén Esteban, ex Gran Hermano o Granjero busca esposa, inclasificables concursantes de Mujeres, Hombres y Viceversa es algo que te puede dar cualquier cosa, menos prestigio. Pero parece que hubo otros tiempos.

TVE está celebrando sus 60 años de historia y lo viene haciendo viajando a su extensa hemeroteca y recuperando fragmentos de muchos programas que aún permanecen en la memoria colectiva de mucha gente, de todos los que los vieron —o los tuvieron que ver—en aquellos años en los que sólo había una televisión, en blanco y negro, y que propiciaba cifras de audiencia que superaban los 10 ó 15 millones de espectadores.

Napoleón hizo en ‘Vivir cada día’ de un Paco Martínez Soria real en ‘La ciudad no es para mí’, inolvidable Y en ese viaje al desván de los recuerdos de la tele, la que había, aparecen algunos nombres leoneses vinculados a aquellos programas en los que participaron:Los chavales de los Maristas San José en el recordado concurso Cesta y Puntos, que presentaba Daniel Vindel;el luchador y molinero del Valle de Mansilla Flavio de la Puente en El hombre más fuerte de España, que dirigía Alfredo Amestoy y donde el leonés sólo fue superado por un navarro, Palacios;el singular paisano de Mataluenga al que llamaban Pulión (de Napoleón) que protagonizó un capítulo, sólo uno pero inolvidable, de Vivir cada día, en el que hacía el papel de un real Paco Martínez Soria en ‘La ciudad no es para mí’;impagables son también hoy las imágenes del grupo Estrella azul de Prioro, que triunfó en la edición de 1968 de uno de los primeros programa-concurso de música (también presentado por el todoterreno Amestoy) que se llamó Tele Club Campo Pop, lo que muchos han llamado los precursores del agro-pop. Desde luego ver a las jóvenes de Prioro bailando y haciendo la coreografía en madreñas y minifalda no tiene precio.

Mucha gente aún recuerda la facilidad con la que Flavio partió la guía de Madrid No habría que olvidar, con el tiempo, la irrupción de un huracán como tertuliana, también entre las pioneras del género, de una leonesa de la Valduerna que se había trasladado a vivir a Galicia, donde regentaba bares de lo que llamaban dudosa reputación pero que contaba para ello con el favor del todopoderoso Manuel Fraga. Era Karina Falagán, a la que creo que fue el gran Antonio Núñez quien bautizó como «la corza herida de la Valduerna». Sus enfrentamientos con «otro leonés»que nunca ejerció de tal, Paco Umbral, también hicieron época al subir mucho de tono, ahí se acuñó un calificativo que hizo furor, ‘la puta de Fraga’, por los locales, no por ella.

Yun enigma. Son muchos los leoneses que repiten que era leonés otro concursante que hizo historia en la tele, Secundino Gallego, el bedel de los pájaros. Llevaba este apodo porque participó en el concurso ‘Las diez de últimas’ (muchos le atribuyen que fue en ‘Un millón para el mejor’ pero no fue así, lo que ocurre que ambos los presentó José Luis Pecker) y su habilidad es que distinguía los cantos de todos los pájaros con una habilidad increíble. Gallego era bedel en la Universidad de Barcelona y ahí es donde surge «el enigma»: en León muchos afirman que era leonés, pero en los periódicos gallegos se habla de él como lucense.

Los 10 sabios son hoy 4 ingenieros, 3 abogados, 2 médicos, un catedrático, un licenciado en Exactas... El siguiente ganador le dio aún más fama al concurso, el montañero César Pérez de Tudela, pero Gallego también tuvo una vida en la que saltó a ser uno de los grandes ornitólogos del país, conferenciante, autor de libros, consiguió la plaza de Conservador del Museo de Zoología de la Universidad de Barcelona y el Gobierno le concedió la Cruz de Alfonso XEl Sabio. Desde luego sería un orgullo que fuera leonés.

Sin duda, el programa que más huella dejó —y seguramente también fue el más seguido, aunque entonces no se medían las audiencias—y el más recordado es Cesta y Puntos y, en el caso de los leoneses, la exitosa participación del Colegio San José de los Maristas, que ganó en 1967 (en junio se cumplen 50 años)y fue finalista tres ediciones más tarde, aunque en esta ocasión fue segundo.

Buena prueba de lo que supuso aquel concurso son las imágenes de la recepción que les brindó la ciudad a su regreso, abarrotaron las calles del recorrido hasta el colegio que hicieron en coches descapotables.

Las gentes de la época recuerdan la alineación como se recuerda aquella de la Cultural de Marianín:Ricardo Hueso y Luis Alberto Martínez (delanteros);Fernando Nicolás Cañibano y Santos de la Torre Alonso (defensas). YArturo era el pivot. Había otro equipo reserva, para posibles incidencias o cambios: José María Usaz, Luís Roberto Rodríguez, Salvador Monroy, Juan José Callado y Santiago Fernández. Los hermanos maristas Jesús Llamas Llamazares y Luis Ampudia Caballero fueron los preparadores del equipo durante meses. Calculan que, durante los entrenamientos, llegaron a formular cerca de 100.000 preguntas a los chavales, que se especializaban en materias. Aquellos niños sabios que tenían a los leoneses en vilo han cursado en la actualidad doce carreras (dos de ellos han hecho dos) y no han olvidado aquellos días en los que sabían nada más que comenzaban a formularla la respuesta a preguntas como «en Cristalografía ¿cómo se llaman los cristales que tienen dos ejes ópticos?».

¿Lo sabrá Belén Esteban?
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle