Publicidad
Leoneses 'cazados' con el móvil al volante

Leoneses 'cazados' con el móvil al volante

ACTUALIDAD IR

Control de la Guardia Civil de Tráfico en una imagen de archivo. | D. MARTÍN Ampliar imagen Control de la Guardia Civil de Tráfico en una imagen de archivo. | D. MARTÍN
Alfonso Martínez | 14/09/2020 A A
Imprimir
Leoneses 'cazados' con el móvil al volante
Tráfico Las infracciones de este tipo se mantienen en la provincia pese al confinamiento con 504 en el primer semestre del año. La sanción es de 200 € y la retirada de tres puntos
Mientras se conduce, utilizar el móvil sin manos libres, leer o enviar mensajes o utilizar auriculares (aunque solo sea uno) es motivo de sanción por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT). Lo mismo ocurre en el caso del uso manual de navegadores u otros dispositivos electrónicos.

Este tipo de conductas al volante implican a día de hoy una multa de 200 euros y la retirada de tres puntos del carné de conducir, aunque sobre la mesa se ha puesto recientemente una reforma de la normativa para que sean seis.

Las estadísticas reflejan que una cuarta parte de los accidentes de circulación están causados por distracciones o falta de atención y el manejo del teléfono móvil es uno de los principales factores que contribuyen a que los conductores quiten la vista de la carretera.

Son 504 las sanciones impuestas en la provincia de León durante el primer semestre del año a conductores que llamaban sin manos libres o mandaban y leían mensajes mientras estaban sentados al volante.

Y decimos sentados al volante porque la infracción se comete si cogemos el móvil mientras conducimos, pero también si lo hacemos estando parados en un semáforo en rojo. Aunque el vehículo esté detenido, mientras dedicamos unos minutos a mirar el móvil, no estamos prestando atención a lo que sucede a nuestro alrededor, algo fundamental a la hora de conducir y que por lo tanto es objeto de sanción.

Los estudios técnicos establecen que, tras un minuto y medio hablando por el móvil, incluso utilizando el manos libres, no percibimos el 40% de las señales y nuestra velocidad baja un 12%. Además, nuestro ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y tardamos bastante más tiempo en reaccionar ante un imprevisto.

En los datos facilitados a este periódico desde la Subdelegación del Gobierno en León destaca el hecho de que se mantienen prácticamente invariables las multas por infracciones de este tipo, puesto que en el primer semestre del pasado año habían sido 502. Y resulta llamativo porque hay que tener en cuenta el confinamiento social derivado del estado de alarma para frenar la propagación de la primera oleada del coronavirus, que redujo notablemente la movilidad en las carreteras entre los meses de marzo y junio.

Los estudios técnicos elaborados al respecto concluyen que en una autovía, a una velocidad de 120 kilómetros por hora, escribir un mensaje supone conducir sin prestar atención a la vía unos 660 metros. Pero no es solo escribir, también leer los que se reciben también entraña peligro, por eso desde la DGT insisten en que la concienciación tiene que llegar a todas las personas, pues hay que tomar conciencia también del peligro que entraña enviar un mensaje a alguien que va conduciendo.

Multas en el estado de alarma


A mayores de los datos referidos a las sanciones por el manejo del móvil al volante durante el primer semestre del año, es preciso destacar también que el Gobierno de España acaba de hacer públicos los datos sobre el total de multas que la Dirección General de Tráfico contabilizó en la provincia de León durante el estado de alarma.
En el caso de la provincia de León, la cifra se situó en 3.208, según se desprende la resupuesta gubernamental recibida por Compromís tras plantear una pregunta planteada en el Senado.
Volver arriba
Newsletter