Publicidad
León y el mercado de defensa

León y el mercado de defensa

OPINIóN IR

02/07/2020 A A
Imprimir
León y el mercado de defensa
En un momento en que se cierran centrales térmicas, dejando grandes instalaciones vacías; en un instante de búsqueda de oportunidades para reflotar la economía leonesa; en tiempos en que las propuestas de nuestros políticos son –salvo excepciones– un repertorio de lugares comunes; en la etapa de una ‘mesa por León’ para buscar alternativas económicas, hay que proponer actividades basadas en recursos que ya tengamos y que proporcionen un alto valor añadido.

Una de ellas es el diseño de productos para la defensa. Este mercado es fundamentalmente gubernamental, lo que permite obviar a la Junta en buena medida. Todo lo que la evite es beneficioso a priori. Por eso un mercado que depende de ministerios y que –por su carácter discreto, cuando no confidencial– no puede dejarse en manos de autonomías, es prometedor.

León dispone de campos de tiro y de maniobras, lo que supone un recurso central para estas iniciativas. Además, hay campamentos militares, aeropuerto, y técnicos en armamento y material, lo que permite ensayar aquello que se diseñe. La Universidad de León cuenta con la ingeniería de minas, en la que hay departamentos especializados en explosivos y su uso en demoliciones. Por añadidura, ingeniería aeronáutica es capaz de formar personal en diseño de proyectiles y misiles. Ya existe en la ULE un grupo trabajando en drones y otro en vehículos sin conductor, lo que enlaza con la expansión del material militar no tripulado para el mar, la tierra y el aire en toda la industria.

Por la vertiente de la iniciativa privada, en León hay fabricantes de explosivos, además de una pionera empresa especializada en simulaciones, mediante modelos informáticos, para material militar. Existen polvorines, personal civil –formados en minas y canteras– para el manejo de explosivos, así como medios de transporte especializados. Los espacios proporcionados por las centrales térmicas, perfectamente acotados, podrían acoger, como viveros, empresas e instalaciones adaptadas al sector. Incluso Ciuden podría ayudar a encontrar nuevos materiales energéticos.

En la creación de nuevos ingenios de uso militar sería importante el sector de la ciberseguridad y de la informática en León, ya que es el software lo que guía actualmente estos artefactos. Las empresas de defensa supondrían abrir nueva cartera de producto para estas empresas. En definitiva, el sector militar es parte de la vanguardia tecnológica, crea empleos de alto valor añadido, con un mercado en alza. No parece que vaya a disminuir, puesto que cada vez más países desean poseer capacidad de disuasión ante posibles agresiones externas en el nuevo mundo multipolar.
Volver arriba
Newsletter