Publicidad
León invierte 700.000 euros para abrir la Era del Moro a finales de año

León invierte 700.000 euros para abrir la Era del Moro a finales de año

ACTUALIDAD IR

Vista general de la Era del Moro, que será paseable a finales de año, según los plazos que maneja el Ayuntamiento. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Vista general de la Era del Moro, que será paseable a finales de año, según los plazos que maneja el Ayuntamiento. | MAURICIO PEÑA
Alfonso Martínez | 20/01/2021 A A
Imprimir
León invierte 700.000 euros para abrir la Era del Moro a finales de año
Municipal El Ayuntamiento adjudica la obra para convertir el solar cerrado en un jardín y un vial peatonal y ultima el proyecto del Molino Sidrón
Un nuevo paso hacia la puesta en valor de un espacio oculto y cerrado hasta el momento a vecinos y visitantes de la ciudad de León. El Ayuntamiento adjudica las obras para la urbanización del terreno colindante con la muralla en el tramo de la Era del Moro por un importe de 699.097,39 euros (IVA incluido). La UTE formada por las empresas Valuarte y Blasgon se harán cargo de unos trabajos que comenzarán en febrero y tienen un plazo de ejecución fijado en once meses.
Las estimaciones que maneja el equipo de gobierno pasar por conseguir que la ejecución de la zona verde y el vial peatonal que discurrirá desde la plaza del Espolón hasta Ramón y Cajal atravesando la Era del Moro esté finalizada antes de que termine el año. Serán siete meses de trabajos que se llevarán a cabo después de dos grandes catas arqueológicas incluidas en el proyecto con el fin de conocer en detalle el estado en el que se encuentra la cimentación de este tramo de la muralla.

Se trata de un proyecto cofinanciado al 50% por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, con cargo al 1,5% Cultural, al 40% con fondos europeos mediante la Estrategia de Desarrollo Sostenible (Edusi) ‘León Norte’ y al 10% por el Ayuntamiento de León.

Las obras impulsadas por el Ayuntamiento de León incluyen la demolición de diferentes edificaciones próximas a Ramón y Cajal que ocultan actualmente parte de la muralla, además de la limpieza de la Era del Moro y la nivelación de los terrenos para poder ejecutar una zona ajardinada que incluye todas las instalaciones necesarias (riego, alumbrado y recogida de aguas pluviales). El vial peatonal será de adoquines.

El tratamiento del jardín supondrá la plantación de césped en la zona adyacente a la muralla y la habilitación de una pequeña zona de arbustos y árboles junto a la trasera de las edificaciones que lindan con el solar, donde también se colocarán bancos.

El nuevo espacio público contará con puertas en ambos accesos (plaza del Espolón y Ramón y Cajal) con el objetivo de que se puedan cerrar por la noche al igual que ocurre con cualquier otro parque de la ciudad.

Lo que finalmente no se ejecutará será la escalera metálica que iba a permitir el acceso al adarve de la muralla, ya que Patrimonio no la ha autorizado finalmente. Es por eso que la entrada al a la parte alta este tramo del mayor monumento de la ciudad se seguirá efectuando desde el interior del instituto Legio VII o del Archivo Histórico.

Patrimonio industrial

El proyecto para la apertura de la Era del Moro respeta la parte de la edificación que aún pervive del Molino Sidrón, que era una antigua fábrica harinera. A este respecto, se conservan también en la Era del Moro también vestigios de un pasado relacionado con el sistema de presas que históricamente permitían la utilización de la energía hidráulica en la ciudad de León. Con la reurbanización de esta zona se afronta además el reto de conservar y reutilizar el patrimonio histórico industrial de la ciudad que ahora está abandonado.

Concretamente, se prevé un tratamiento especial para los restos de la antigua presa dentro del proyecto para la ejecución del nuevo jardín. De forma paralela, desde el Instituto Leonés de Renovación Urbana y Vivienda (Ilruv) se ultima un nuevo proyecto para la rehabilitación del Molino Sidrón. El objetivo es que se convierta en un nuevo espacio cultural para la ciudad. La hoja de ruta que maneja el equipo de gobierno pasa por tener listo el proyecto en febrero para que sea revisado por Patrimonio y para que las obras puedan licitarse y adjudicarse antes de que finalice el presente año. Las obras se acometerían en 2022.

Mejora de la muralla


Pero más allá de los planes de futuro, es preciso también echar la vista atrás y repasar las actuaciones que durante los últimos años se han llevado a cabo en el tramo de muralla que linda con la Era del Moro. El origen de las mismas fueron los desprendimientos que se registraron en el monumento romano el 13 de mayo de 2016, que obligaron a precintar el solar para que nadie accediese al mismo y a prohibir también la entrada en la parte alta de la muralla. Fue en agosto de 2018 cuando finalizaron las primeras obras en el monumento, que supusieron una inversión total de 80.000 euros e incluyeron la limpieza del monumento y la restauración del adarve comprendido entre los cubos N3 y N4, el más afectado por los citados desprendimientos.

Un año después, en agosto de 2019 comenzó el arreglo del resto del tramo de la muralla, es decir de la parte que no resultó afectada por aquel desprendimiento. Las obras fueron adjudicadas al final del anterior mandato, el importe ascendió a 980.696,25 euros y la empresa adjudicataria fue Valuarte, una de las empresas que se hará cargo a partir de febrero de la tercera y última fase del plan para poner en valor la Era del Moro.
Volver arriba
Newsletter