Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"León es un sitio con solera hablando de montaña, tenemos que volver a escalar"

"León es un sitio con solera hablando de montaña, tenemos que volver a escalar"

DEPORTES IR

Imagen de vídeo
Jorge Alonso | 12/05/2016 A A
Imprimir
"León es un sitio con solera hablando de montaña, tenemos que volver a escalar"
Escalada Los hermanos Pou, Eneko e Iker, proyectaron ayer en una sala de cine que se quedó pequeña los recuerdos audiovisuales de sus últimas expediciones a Siberia y al Himalaya
Iker y Eneko Pou son dos hermanos vitorianos que pueden presumir de formar parte de la élite de la escalada extrema a nivel mundial. En su currículum, cerca de 40.000 paredes escaladas en casi 60 países, lo que hacen más de un millón de metros de desnivel superados.

Cifras que hablan de la magnitud que han tomado sus nombres a través de una infinidad de proyectos que con éxito o sin él, han ido tejiendo hasta llegar hasta este punto. Precisamente los hermanos Pou llegaban ayer a León para presentar en la gran pantalla lo que han sido sus dos últimas grandes expediciones «en las que se puede ver la cara y la cruz de la montaña», asegura Eneko.

Y es que si bien en ‘Common Ground’, el cortometraje que cuenta la aventura de los escaladores junto al equipo de The North Face en la inhóspita estepa siberiana descubriendo para la escalada las paredes con las que cuenta la zona solo los mosquitos se interpusieron en el camino de un grupo que abrió con éxito vías en varias paredes, más complicado lo tuvieron en su anterior viaje al Himalaya, donde a pesar de intentarlo todo y vaciarse físicamente no lograron cumplir sus objetivos debido a la metereología.

Los escaladores vitorianos son referente en España y dos de los más respetados en el ámbito internacional Más centrados en esa última expedición a Siberia, los hermanos Pou aseguraban en la previa no tener demasiada información del lugar al que viajaban a pesar de buscar por todos los medios, si bien aseguraron que lo que se encontraron superó sus expectativas según Iker:«No sabíamos cómo iba a ser aquello, pero llegamos y nos encontramos con paredes vírgenes y además tuvimos suerte con el tiempo, así que nos hinchamos a escalar y además pudimos disfrutar de la zona, que no es algo demasiado habitual para nosotros porque solemos viajar a sitios con climatología adversa».

En esta ocasión, lo único adverso fueron los insectos, los citados mosquitos, para una expedición que fue esperando osos y se encontró con ellos:«Lo cierto es que esperábamos los dos, pero ninguno en abundancia. Osos no vimos, y menos mal, porque es peligroso. En zonas árticas donde sí que hay osos polares y ‘grizzlies’ solemos llevar un rifle para tratar de espantarlos, pero en esta ocasión lo máximo que nos consiguieron fue un matasuegras para que huyeran con el ruido, así que mejor no haberlos visto», asegura Eneko entre risas.

Los Pou, que superaron con éxito la misión de escalar 7 paredes icónicas de los 7 continentes, aseguran que en España «está casi todo visto, hay buenas paredes para escalar, pero a la hora de explorar hay que irse fuera», si bien reconocen que tienen que regresa a León para conocer más de cerca alguna de sus escuelas de escalada:«Sabemos de Valdehuesa y Vegacervera, pero no hemos podido conocerlas, tenemos que volver para escalar, León es un sitio con solera hablando de montaña y tenemos amigos y compañeros además de que es un lugar muy similar a nuestra casa, Vitoria».

Respecto al futuro, Iker deja claro que por el momento necesitan «descansar un par de semanas, acabamos de llegar de Estados Unidos y de cara al verano pues quizás haya algo de Picos de Europa, Alpes... tenemos muchos viajes pendientes y ahora solo tenemos que cuadrar los calendarios para poder hacerlos».
Volver arriba
Newsletter