Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
León, cuna de abuelos sabios

León, cuna de abuelos sabios

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 10/10/2019 A A
Imprimir
León, cuna de abuelos sabios
Seguramente sea más importante lo de la cuna de lo que hemos sabido exprimirlo. Con todos los peros que seguramente tuvo, que aquella democracia fuera de aquella manera, que aquel pueblo fuera el que le dejaron ser, que aquellos señores eran poco señores... lo que quieras, pero seguramente fue más importante de lo que hemos sabido exprimirlo.

Son los daños colaterales del ¿quién lo dijo primero?, pues yo me opongo. Del ¿quién lo quiere explotar en su beneficio? pues sobre él caiga el maleficio. De ¿quién inauguró los carteles? pues yo los quito nada más que pueda o los dejo que se pudran y ya está.

Lo triste no es que sea así. La pena es que si el descubrimiento hubiera llegado en otra legislatura los que ahora aplauden hubieran silbado a rabiar y los que ahora encuentran peros habrían cantado sus glorias.

Al final nos queda un triste logo en un banco, un cartel que va perdiendo letras y unas rejas que cuando les preguntas a los chavales saben de ellas lo mismo que de Franco, por más que enterremos, desenterremos o resucitemos. Si no es materia evaluable. Y no lo es, no he visto ese logo en los inmensos tochos que son los libros de los bachilleres que en casa hay.

Os dejo poner en solfa en logo, el lema y todo lo que significa, pero lo que es imperdonable es que despreciéis la única verdad incuestionable sin logo: «León, tierra de abuelos sabios» ¿Cómo puede ser que el banco esté vacío, cómo es posible que nadie se acerque a escuchar la lección de historia sin libro que es el hombre de la cacha y el sombrero. Ah, que no da créditos.
Volver arriba
Newsletter